dimecres, 21 d’octubre de 2020

Nunca fuímos ángeles


No soy un ángel.

Ni tú tampoco.

El talento de Sylvia Marx era reconocido como Finalista del Premio Oz con “No soy un ángel” hoy nos presenta Nunca fuimos ángeles una segunda entrega que se puede leer de manera individual aunque personalmente recomiendo hacer la lectura de las dos obras dado que se complementan como sus portadas, en la anterior teníamos a una joven con alas de ángel blancas sobre un fondo monocromo blanco, ahora nuestra portada es un joven con las alas negras  perdiendo plumas en el mismo fondo.

Podéis encontrar las dos novelas de la mano de Oz Editorial y nosotros queremos agradecerles su generosidad y la de Babelio.

Antes de entrar en materia os voy confesar que su prosa me enamoro hace bastante tiempo con “Ni tu Romeo ni yo Julieta”.

Esta novela empieza como una página en blanco como Sara su protagonista, una joven de diecinueve años que despierta en un hospital después de haber estado en coma con amnesia.

Sus recuerdos no están, quien era, que sentía, a quien conocía solo son lagunas, borrones que ha de descifrar aunque los que la rodean no tienen la intención de ayudarla, le dicen que fue un accidente de tráfico y ahí se terminan las explicaciones. ¿Qué le ocultan? ¿Por qué?

¿Vosotros podríais soportar ser una sombra de vosotros mismos? Sara no puede y prueba un medicamento experimental y en sus sueños empezará a llenar espacios en su memoria, sus recuerdos irán apareciendo conformando un puzle de sí misma que puede que le guste o puede que no.

Esta novela es joven, fresca, actual, dinámica, con un tempo sostenido y muy adictivo. Es muy fácil entrar a formar parte de la historia y abandonar nuestro papel de mero lector para intentar descifrar con Sara sus sueños y su pasado.

Esta historia es más de lo que parece a simple vista, su prosa es pulcra y nos lleva por un camino que puede dejarnos en más de algún momento con sorpresas no deseadas, pero en su sencillez reside su complejidad, no la dejéis escapar.

Tiene su propia banda sonora que la autora en sus últimas páginas nos explica su simbolismo y el motivo de cada una y yo me decanto por dejaros esta canción.