divendres, 7 de setembre de 2018

La perla de agua


Bienvenidos al abordaje que ha preparado Lola P. Nieva para todas sus lobitas.

No puedo negar ser una gran seguidora de sus novelas y tan pronto cae una en mis manos dura menos que una botella de ron en manos de un pirata.

Me sedujo con “Esclavo de tus deseos” y ya no pude resistirme a “Los tres nombres del lobo” y a “Tras las huellas del lobo”, desde ese momento caí en las redes de esta sirena de alta mar y he continuado con todas sus novelas como “Bruma azul” y “Meretrice”.

Por fin os puedo presentar el último título añadido a la colección La perla de agua que nos presenta mr̅ y que os dejará sin palabras, sin contar que cuenta con el Galardón de las Letras del Mediterráneo 2018.

La historia arranca con Elisa Beltrán, una joven bibliotecaria amante de las normas, con un carácter especial y una vida más bien aburrida, todo cambiará cuando un desconocido entra en la biblioteca y le revoluciona la sangre, este busca libros sobre el pirata Barbarroja, pero el destino hace que se olvide uno de los libros y que Elisa decida compulsivamente llevarse el libro a casa.

Un accidente o no, ya lo veremos transportará a Elisa a vivir una vida de aventuras, intriga y romance. Así su vida y su historia se cruzará con la de Isabet Llerán, una morisca que vive en Oropesa en 1536, una joven despechada, plantada por su prometido y que decide vengarse avisando a los piratas, venganza que la llevará a ser vendida como esclava en Argel.

Dos mujeres que cruzarán sus vidas con dos hombres, Luis y Dragut, dos realidades paralelas, dos vidas en una o para los escépticos quizás solo un sueño.

Junto a ellas viajaremos partiendo de Oropesa a lugares tan distintos como Argel, Constantinopla o Malta, dos mujeres que nos narran sus vidas y sus experiencias en primera persona conjugando dos tramas y dos épocas en un tapiz perfectamente hilvanado.
Con una narración fluida y con un tempo ágil la autora no hace vivir la historia, empatizar con nuestras protagonistas y vivir junto a ellas sus mejores y peores momentos, todo ello con un punto de ironía y sarcasmo que me encanta.

Sus descripciones son detalladas, parece que realmente estemos surcando el mar, oliendo su salazón y con los huesos calados por la humedad, incluso el corazón el lector palpitará frente a los hombres que demostraran ser más de lo que parecían.

Me encantaría contaros lo especial que ha resultado su final y el viaje hasta él, pero no sería justo dado que es una novela que merece la pena ser vivida y leída.

Aquí os dejo vuestro pasaje a un destino incierto. Solo un consejo, ¡Vivid la aventura!