dilluns, 7 de juny de 2021

La puerta roja

Por Ángela Sánchez Vicente

Sabéis de sobras que nos encantan los debuts literarios ya que tienen algo mágico. ¿Será la ilusión? ¿Será la belleza de las primeras historias narradas? ¿Será el respeto y el amor por las letras que demuestran sus autores?

Sea por lo que sea estamos completamente enamorados de la pluma novel de Claudia Catalán.

Desde la belleza y la sensibilidad nos dibuja una historia que se quedará para siempre en nuestros corazones y desearemos recomendar como lectura estival a nuestros familiares y amigos.

Es de esos libros que disfrutas leyendo y después comentándolos para acabar de extraerle todo el jugo y los aprendizajes vitales que deja impregnados en tu alma y los mensajes que tatúa en la piel.

En La puerta roja conoceremos a una niña que nos abrirá los ojos a la esperanza y a un nuevo sentir.

Esta obra se ambienta en la Guerra y describe con detalle los ambientes, los sentimientos, las luces y las sombras de esos días de miedo e incertidumbre constante.

Gracias a un telón de fondo tan bien descrito y narrado podemos sentir aquello que va sucediendo y empatizar con la chiquitita que con sus ojos inocentes cree fervientemente en que un mundo mejor es posible.

La puerta roja es la que une y a la vez separa el mundo cruel en que los hombres asedian las tierras y se libran guerras fratricidas a la vez que el odio y el miedo se instala en los corazones. Del otro lado de la puerta está ella siempre valorando una vida más allá del dolor y la tristeza.

¿Podrá David ganarle la partida a Goliat?

En esta trepidante, rítmica y metafórica obra que nos ofrece Grijalbo aprenderemos a vivir con fe, con anhelos y sueños gracias al mundo interior de la niña y a su coraje.

Es una obra llena de detalles costumbristas que nos ayudan a ver una globalidad y a la vez focalizar en detalles de lo que pasaba en las casas mientras fuera el humo lo cubría todo.

Obviamente no os he desvelado su historia personal ni cómo puede acabar la trama. Es una obra tan interesante, emotiva, sensible, realista y con tanto mensaje que creo que lo mejor es que la descubráis vosotros mismos.

Desde aquí sólo deseamos que la pluma de la autora siga escribiendo nuevas obras.

¡Es una auténtica maravilla!

De las mejores obras de lo que va de año.

¡No la dejéis escapar!