dimecres, 9 de setembre de 2020

El mundo según Mark


Nuestra querida Editorial Impedimenta nos presenta un clásico moderno, finalista del Booker Prize en 1984, donde la literatura, la naturaleza y un viaje conforman un tríptico magistral sobre la crisis de los cuarenta.

Así es como se nos presenta la novela El mundo según Mark de Penelope Lively.

Antes de entrar en materia quiero reconocer que su portada me ha encantado, una imagen que al ir leyendo se va conformando en la mente de nuestro protagonista, una joven rodeada de elementos naturales que remarcan su belleza y naturalidad.

Nuestro protagonista es Mark Lamming, un escritor que está preparando su próxima obra, una biografía sobre un escritor de los años treinta, Gilbert Strong.

Mark es un hombre casado con una mujer que le complementa, Diana, una relación equilibrada donde los silencios no son incomodos.

Mark decidirá ir a visitar el lugar donde vivió Gilbert, Dean Close, un centro de jardinería donde vive la nieta del fallecido autor, la joven Carrie (si, si os lo preguntabais es la joven de la portada).

Mark sentirá la necesidad de visitarla a menudo e incluso de viajar con él a para descubrir la esencia real del que fue su abuelo.

La realidad es que mientras Mark intenta reconstruir la vida de Gilbert su propia vida se empieza a desmoronar dado que cae en la tentación y mantiene un affaire con la joven Carrie, dando pie a una reflexión sobre la infidelidad y al atractivo de la sinceridad.

No había leído nada anterior de la autora pero la construcción sólida y humana de sus personajes me ha seducido, las descripciones del ambiente y como traspasa la novela su amor por los libros es como la guinda de un pastel.

La reflexión profunda en la que nadie conoce a nadie es muy real, creo que ni nosotros mismos nos conocemos al cien por cien, siempre podemos llegar a sorprendernos. Un hecho plausible en el personaje al que Mark quiere descubrir y que paso a paso no parece algo tan sencillo, podía saber muchas cosas de su vida pública y pocas de su vida privada, pero aun así siempre se guardaba algo solo para él.

Quiero agradecer la gran labor de traducción de Alicia Frieyro, ha conseguido que la lectura de esta obra haya volado en mis manos y dejado una profunda y de momento persistente marca en mi alma.

Aquí os dejo sus primeras páginas, estáis invitados a conocer a sus impresionantes protagonistas.

Una obra inteligente y adelantada a su época.