dilluns, 19 de novembre de 2018

Los baños del pozo azul


Por Ángela Sánchez Vicente

Por todos es sabido el amor que le tenemos a las grandes novelas históricas por su capacidad de meternos en tiempos y espacios concretos como si fuéramos uno más de la historia y aprovechar todo su potencial didáctico de una manera amena.

Lo que no sabíamos ni nosotros mismos era lo mucho que nos iba a gustar Los baños del pozo azul.

Viajamos a Córdoba cerca del año 1000 con la belleza y el encanto de la Medina Azahara que pelea por seguir siendo el estandarte califal frente a las ambiciones del caudillo Almansur.

En esta obra extensa que surge de la pluma de Jesús Sánchez Adalid conoceremos escenarios descritos con sumo detalle y mimo a la vez que costumbres y el tejido social como marco de fondo para comprender la historia principal.

Una obra con un formato elegante y sublime, con una portada rica en detalles y con un interior marcado por el mapa de Córdoba en el siglo X en un formato elegante y detallado. Sin olvidarnos de su punto de libro formado por una cinta roja, rica y elegante a su vez.

Bien contextualizada y sin anacronismos nos encontraremos con Subh Um Walad, todo un ejemplo de mujer ya en aquella época.

Juntamente con su hermano Eneko y otros personajes que los acompañan están decididos a cambiar el rumbo del territorio.

Ella es la madre del califa Hixem y veremos cómo dará un golpe definitivo para luchar por lo que es suyo y por su propia libertad.

Es una mujer bella, inteligente, chistosa y con miles de recursos que decide dejar de vivir bajo las leyes del harén junto a las concubinas y los eunucos.

Una mujer que podría ser un ejemplo para muchas, que pelea por lo suyo y por la justicia social y la protección de los vulnerables. Ella es la esencia de la obra.

¿Qué pasara finalmente con los Reinos cristianos?

¡Lo lamento mucho pero no os lo voy a desvelar!

Gracias a la apuesta de Harper Collins podemos disfrutar de un gran territorio, de los conflictos de hace siglos y de la humanidad que los lidió.

En este frio invierno encontraréis cobijo en esta delicada obra en la que el poder tiene un gran protagonismo. 

Bien construida, documentada, tramada y protagonizada es una de las mejores opciones.

¿A qué esperáis para descubrirla?