dimarts, 9 de març de 2021

Cocina con Harry Potter, el recetario no oficial

Dicen que de una casa la habitación más cálida y donde se crea realmente el hogar es la cocina, el lugar donde los fogones dan calor y los aromas perfuman deliciosamente cada rincón.

Hoy vamos a llenar las cocinas de las recetas que llenan de magia el mundo de Harry Potter, el joven mago que luchó contra todo mal para sobrevivir a una profecía.

Cocina con Harry Potter, el recetario no oficial se nos presenta en formato de tapa dura, con una portada marcada por el color lila y la ilustración de un caldero que no se usa en un laboratorio para pociones sino en una cocina para receta que van desde la cerveza de mantequilla al pastel de caldero, 150 recetas para magos y muggles. Un libro ideal para compartir la cocina con los más pequeños de casa.

Dinah Bucholz nos presenta esta obra de la mano de Duomo Ediciones, su introducción es brillante y sus primeros consejos son el punto clave para que todas las recetas sean un éxito.

Cada receta viene referenciada con el libro de la saga donde la podemos encontrar, la tradición real de la receta y por descontado los ingredientes y los pasos a seguir.

La verdad es que las recetas son fantásticas, las dulces y las saladas, yo no soy una cocinitas pero hay recetas para todos los niveles, incluso un profano en la cocina será capaz de recrear sus mágicas maravillas para el paladar.

Las recetas están divididas en diez capítulos con unos títulos muy bien escogidos: “Buena comida con malos parientes”, “Delicias del callejón”, “Caprichos en el tren”, “Recetas de un gigante y un elfo”, “Los favoritos de la cocinera”, “Desayuno antes de clase”, “Almuerzo y cena en el Gran Comedor”, “Postres y refrigerios en el colegio”, “Menú de vacaciones” y “Caprichos en el pueblo”, cada uno de ellos introducidos por una breve explicación del motivo del nombre.

Sé que en teoría es solo un libro de recetas pero al centrarlo en un tema mágico como la saga de Harry Potter se pueden tratar muchos aspectos con los niños como las matemáticas al hacer mediciones de ingredientes, la lectura no solo de este ejemplar sino como una invitación a leer los ejemplares de la saga, a compartir tiempo con la familia tanto en la cocina como fuera, sin olvidar la imaginación ya que el ejemplar deja unas hojas en blanco al final para anotaciones y creo que seria interesante dejar a los niños crear sus propias recetas e incluso ilustrarlas.

Este ejemplar invita a potenciar los cinco sentidos y a soñar.

No habrá desayuno, almuerzo, aperitivo, merienda o cena sin magia a partir de ahora.

Os invito a degustar sus recetas y a compartirlas con aquellos que os son cercanos y queridos.