dijous, 18 d’octubre de 2018

Oscura noche salvaje


Tenemos entre manos la tercera entrega de la serie “Wild seasons” de Christina Lauren o lo que es lo mismo de Christina Hobbs y Lauren Billings.

Una serie que empezó con “Dulce chico indecente” donde se nos presentaba al grupo en general y a la primera pareja especial, luego caíamos totalmente seducidos por la picardía de “Traviesa criatura sensual” y ahora seremos seducidas con dulzura, paciencia y mucho amor en Oscura noche salvaje.

Una portada que en esta ocasión viene marcada por el color azul, un tono que representa la noche y en la antigüedad se le asociaba con el infinito, la inmortalidad, la realeza, lo sagrado. Un color que nos hace sentir relajados y tranquilos, como el inmenso y oscuro mar durante la noche, también protegidos de todo el alboroto y las actividades del día. El azul ayuda a controlar la mente, a tener claridad de ideas y a ser creativos.

Nuestros protagonistas se casaron en Las Vegas pero fueron los únicos que no fueron más allá, divorcio rápido y encontraron en el otro a su alma gemela, a su mejor amigo y confidente, a la persona con quien pueden compartir todos sus sueños de futuro y anhelos.
Lo que ninguno espera es caer en un amor profundo cimentado en una amistad sólida y el vértigo que da la posibilidad de conseguir aquello que desean con el corazón.

Oliver es para mí el personaje que más me ha atrapado, es paciente, comprensivo, con una sola mirada sabe lo que pasa por la cabeza de Lola, parece que su cuerpo se mueve al compás de ella.

Lola es más reticente, no está preparada para sentir algo tan potente y menos en este momento cuando está preparando una adaptación al cine de su historia y dando vida a su segunda novela gráfica.

Tiene demasiados temas entre manos y sus sentimientos por Oliver la absorben, así que decide poner distancia, aunque quizás romper no sea la solución.

Esta trama se centra en superar el miedo, en el hecho de que equivocarse sirve para aprender cómo hacer las cosas bien y que en una pareja cada uno puede tener su propio espacio para trabajar y crear sin eliminar al otro de su vida.

Una historia adictiva, picante, pasional y muy romántica, con una prosa fluida que da a los protagonistas un tempo adecuado a su personalidad y no olvida en ningún momento al grupo de amigos y su relación entre todos, unos puntales que sostienen la trama de toda la saga a la perfección.

Me ha gustado mucho como juegan las autoras añadiendo ideas como si fueran frases de la novela gráfica de Lola, son muy descriptivas y le dan un toque diferente rompiendo el esquema de la narración.

Vergara nos presenta una historia actual, fresca, joven y dinámica, donde saltan chispas y el amor fluye entre sus páginas. 

Aquí os dejo sus primeras páginas, Loliver os estan esperando.