divendres, 22 de novembre de 2019

Cruz


Delito regresa a nuestras manos con la novela finalista de 2017 al Premio Dashiell Hammet de la semana negra de Gijón.

Cruz de Nicolás Ferraro nos llevará a la oscuridad más profunda, a la sangre, al dolor, a la crudeza de una vida marcada por un apellido y por una pregunta que acabará resonando en vuestra cabeza ¿Qué estaríais dispuestos a hacer por aquellos a os que amáis?

Antes de entrar en la novela diré que me ha encantado la metáfora de la portada, o al menos yo la he entendido así, tres rayas de cocaína, tres personajes de la novela y dos de ellos forman una cruz, un símbolo que no solo representa la muerte y el apellido de estos, sino la distancia entre ellos y el tercero de la familia.

Empezando por el principio nos encontramos a la familia Cruz, Sebastián, el padre es agresivo, drogadicto y con el alma más negra que el propio diablo. El hijo mayor es Samuel, una versión más joven de su padre, igual en los negocios pero con una doble cara y aunque lo intenta no es lo suficientemente bueno en su maldad así es como termina metido en líos con la mafia que controla el tráfico de drogas y de mujeres en la Triple Frontera de Argentina con Paraguay y Brasil.

Y nuestro protagonista Tomás, a quien acompañaremos en su visita a los infiernos, él no es como su padre y su hermano pero deberá aprender a marchas forzadas los entresijos de los bajos fondos si quiere salvarles la vida.

Él es la cara de la cruz en su familia, es el contrapunto a su maldad pero sus manos acabaran manchadas de sangre sin remedio.

Esta historia narrada en primera persona es de lo más duro, cruel y crudo que he leído en mucho tiempo, hay momentos que llegan a sobrepasar al lector pero a su vez es adictiva y no le deja cerrar los ojos a lo que nos quiere contar.

A su vez descubriremos todos los cadáveres que se esconden bajo el apellido Cruz, una verdad que Tomás deberá afrontar e intentar superar si quiere evitar que una bala acabe con la vida de su familia.

Me ha gustado especialmente que no se haya filtrado el lenguaje del autor castellanizándolo, que la jerga natural argentina fluya de manera muy fluida en voz de un argentino, este es un punto a favor para mi gusto, sé que quizás alguna palabra o vocablo se nos escape, pero eso forma parte del mundo de Tomás.

Una novela muy dura para los amantes del negro clásico. Una apuesta acertada que no os dejará indiferentes.