dimarts, 20 de novembre de 2018

Valiente

Hoy nos despedimos de la trilogía “Cazadora de hadas” de Jennifer L. Armentrout. Tras descubrir un mundo nuevo lleno de faes, sombras y personas destinadas a proteger al mundo de su destrucción en “Cazadora de hadas” y tras descubrir que nuestra protagonista podría ser la llave de la destrucción en “Semihumana” llegamos a Valiente, un título que Ivy se ganará a pulso por sí misma.

Antes de entrar en materia me gustaría comentar un detalle que me ha llamado mucho la atención y es como la continuidad de las portadas es muy importante en esta trilogía, en la primera entrega se nos presentaba una Ivy de perfil, con los ojos cerrados a la verdad de su mundo, en la segunda entrega ya ha abierto los ojos pero mira hacia el otro lado con desconfianza, pero ahora vuelve a su posición original, con los ojos abiertos y preparada para descubrir su mundo y sobre todo a ella misma. 

Una recomendación personal, si habéis leído las dos entregas anteriores no leáis la contraportada, entre sus líneas se esconde un spoiler que es mejor descubrir en su justo momento, creo que es el único pero que le voy a dar a esta novela.

La acción empieza tras la huida de Ivy de las manos del Príncipe y encuentra refugio en una comunidad de faes que no desean la destrucción de ninguno de los dos mundos. En este principio descubriremos como Ivy deberá superar el trauma de su secuestro y volver a ser la que era para poder destruirlo y salvar a aquellos a quienes más ama, aunque a su vez intentará alejarlos por miedo a dañarlos.

Esta entrega es narrada en primera persona por Ivy y por ello es muy fácil empatizar con ella y ver como evoluciona psicológicamente hasta descubrir quién es ella y lo que realmente desea.

No podemos olvidarnos de Ren, quien sigue siendo su mejor apoyo, su amor y un luchador excepcional a quien tener cerca, un joven humano sexy y muy listo, pero para mí el mejor personaje, el que de verdad es como un soplo de aire fresco en toda la trama es Tink y su obsesión con Amazon Prime, su ironía e inteligencia le hacen imprescindible.

Esta tercera entrega que nos presenta Titania supera a las anteriores, aunque empieza con un tempo lento rápidamente acelera y atrapa al lector con giros argumentales inesperados, sorpresas y alguna que otra reaparición de personajes.

También la historia crece a la vez que sus protagonistas y en esta el romanticismo y la picardía van un paso más allá dándole el punto justo de picante a la narración.

Su prosa es limpia y poco rocambolesca, las descripciones detalladas ayudan a crear el ambiente perfecto y a dar solidez a los personajes.

Muchas tramas se irán cerrando pero queda alguna abierta que daría para un próximo título o una narración corta, solo podemos esperar a ver si hay suerte y la autora nos sorprende.