dilluns, 13 de gener de 2020

Como ver nevar al sol


Hoy nos reencontramos con la pluma de Alexandra Roma, autora que personalmente me enamoró con “Un océano entre tú y yo” y la bilogía “Aura cambia las zapatillas por zapatos de tacón” y “Aura tira los tacones y echa avolar”.

Gracias a Babelio y a Plataforma Neo hoy os puedo presentar Como ver nevar al sol. Una historia de contrastes que se esconde tras un título metafórico de algo casi imposible pero, como bien se dice, no hay nada imposible.

Una novela juvenil, profunda, delicada y a su vez con momentos muy duros que nos mostrará la fuerza del amor, ya sea en forma de amistad, de lazos familiares o en un puro romanticismo capaz de hacer que el corazón salte de emoción o pueda romperse en mil pedazos.

Con su portada solo se nos presenta a su protagonista femenina, ella es Gabrielle y tal y como la vemos parece esconderse del mundo, mirada baja, pelo suelto y solo nos permite ver su perfil, es una joven tímida que vive en el Upper East Side de Nueva York con lo que comporta una vida bien aunque no en todos los aspectos.

Nuestro protagonista es Damien un joven del Bronx que ha tenido una infancia dura, con una familia muy complicada y que la autora le llevará a salir el pozo aunque pagará un alto precio. Un joven amigo de sus amigos, leal, valiente y capaz de luchar por aquello que realmente desea.

Dos vidas opuestas, dos mundos que colisionan y un futuro incierto que descubriremos en voz de nuestros protagonistas.

La autora nos presentara sus infancias, adolescencias y madurez, los capítulos se van alternando con una prosa al estilo carta en la que uno escribe al otro, así es como nos encontramos en dos líneas temporales, pasado y presente en busca del futuro.

Damien nos narrará desde el presente 2020 en Nueva York y Gabrielle desde el pasado en 2014 desde el Rancho Mirage en California. Sus dos voces nos mostraran dos realidades paralelas y distantes y a su vez conoceremos a sus amigos y familiares, unos personajes secundarios bien definidos que crean un núcleo perfecto.

La prosa es fluida y el hecho de ser estilo carta le da un plus de originalidad, al principio puede costar entrar en la dinámica pero una vez se entra en ella no se puede escapar, nos están escribiendo a nosotros con el corazón en la mano.

Las descripciones son cuidadas, la evolución de los personajes marcada, aunque creo que la que evoluciona más es Gabrielle, pasa de ser un patito asustado a un cisne blanco.

No sé si la autora lo ha hecho con intención o no, pero la dinámica actual de la narración, el hecho de tratarse de una pareja desigual socialmente y a su vez interracial me parece muy adecuada como lectura en las aulas.

Antes de terminar me gustaría comentar las ilustraciones que acompañan la prosa, todas en blanco y negro y a página completa, con un estilo nada infantil y que se adaptan a la perfección con lo que estamos leyendo.

 A partir de este momento os toca a vosotros, jóvenes lectores, escuchar sus historias y comprobar si serán vuestros nuevos mejores amigos o no. Yo apuesto a que si.