dissabte, 20 d’abril de 2019

La promesa del sucesor

Los mundos siguen en guerra;
Su vida, en peligro.

Llegamos al final de una nueva trilogía firmada por una de las voces femeninas que resuenan con más fuerza en el género fantástico, la australiana Trudi Canavan

A sus espaldas cuenta con títulos como “Las crónicas del mago negro”, “La maga”, la trilogía de La espía traidora formada por “La misión del embajador”, “La renegada” y La reina traidora” y la trilogía de Los cinco Dioses formada por “La hechicera indómita”, “La sacerdotisa blanca” y “La voz de los Dioses”. 

Cada obra suya supera a la anterior y hoy ponemos punto y final a la trilogía de “La ley del milenio” construida con unos sólidos cimientos en Magia robada”, con una trama que se complica en El Ángel de las Tormentas y llega a su desenlace en La promesa del sucesor.

La novela nos introduce de nuevo en la historia cinco años después de la lucha que confronto a los rebeldes y a Raen, tiempo en el cual los mundos siguen enfrentados y en guerra, unos centrados en la tecnología y en abolir la magia y otros donde el dominio de la magia y su uso da prestigio y poder.

Esta entrega se divide en once capítulos y un epílogo donde las voces de nuestros protagonistas se van intercalando aunque sus vidas se cruzan creando una confianza profunda aunque en determinados momentos sus orígenes y su manera de ver el mundo los distancia. 

Tyen, aquel joven arqueólogo ha crecido y dominado la magia siempre acompañado por Vella, una mujer que fue convertida en libro.

Rielle aquella joven adepta al Templo y que encontró por el camino a un joven Qall que sigue sin recordar nada de su pasado pero que en su mente y en su futuro pende la paz de los mundos.

Estos jóvenes deberán enfrentarse a Dahli quien desea fervientemente devolverle a Valhan su poder sumiendo los mundos en el caos para siempre.

Una lucha entre el bien y el mal, el espíritu de protección a un joven que a medida que se acerca a su mayoría de edad verá su vida correr más peligro, las leves alianzas entre los afines a la magia y aquellos que la rechazan por un bien mayor serán escasos pero podrán marcar la diferencia.

Quizás mueran en el intento o su valor logre restaurar la paz, pero lo único que asevero es que la gran lucha final se cierne sobre ellos y deberán estar preparados para el sacrificio.

Con una prosa firme, delineada con brillantes descripciones, mucha acción y magia, la autora nos transporta a un rincón de nuestra mente donde el tiempo y el espacio se desdibujan, caminaremos por los senderos de la victoria o la derrota junto a nuestros nuevos amigos y al llegar al final de esta novela que nos presenta Debolsillo descubriremos que sus novelas siempre son un buen refugio para mentes aventureras.

Solo nos queda esperar a su próxima aventura para caer de nuevo rendidos a una gran fantasía literaria.

Aquí os dejo los primeros pasos del final del camino.


dijous, 18 d’abril de 2019

El chico del calendario


Durante el año pasado acompañamos a Candela Ríos en la búsqueda del chico del calendario en su serie “Los chicos del calendario”.  En su primera entrega vivimos un “Enero" intenso, después llego “Febrero, marzo y abril”, “Mayo, junio y julio”, “Agosto, septiembre y octubre” y “Noviembre y diciembre” donde descubrimos el hombre en teoría más perfecto de España.

Hoy en El chico del calendario nos presenta la vida del ganador a partir de ese momento, un ganador relativo ya que si gano el concurso pero perdió a la chica.  Para aquellos que no hayáis leído la saga este volumen se puede leer de manera individual dado que a los protagonistas anteriores se les da un papel secundario.

Víctor, nuestro leñador acepta el trabajo que le ofrecían en Estados Unidos pero nada le sale a derechas, todo cambia muy deprisa y acaba trabajando en Nueva York y tras lo que llaman un incidente acabará compartiendo piso con Jimena, un personaje que ya conocemos, una gran repostera que siempre ha estado enamorada de Víctor y que en su momento intento  conquistarlo sin éxito.

Víctor es nuestro narrador y descubriremos lo que siente y todas las vueltas que le da a ello, es demasiado analítico y lo que necesita es saltar al vacío y confiar en que sus hechos puedan ser la mejor demostración de sus sentimientos.

Jimena llega con una pesada maleta cargada de problemas familiares y una coraza en el corazón y aunque para ella Víctor es especial no quiere dar el paso.

Ambos se niegan a sentir lo que sienten, ambos están perdidos en sí mismos y necesitan verse reflejados en los ojos del otro para liberarse.

Para aquellos que os lo preguntéis Cande se va a casar con quien ya sabéis y le pide a Víctor que sea su padrino y le deje escribir su historia, un hecho que aviva los recuerdos y grilletes de su vida pasada.

La prosa es bastante dinámica, la trama tiene sus altos y bajos, sus momentos irónicos y aquellos que nos hacen sentir y reflexionar, es una novela corta, un spin-off de lo que fue la serie.

Personalmente no me ha acabado de atrapar dado que cuando leí la serie el hilo conductor era muy original y esa parte se ha diluido en una historia romántica entre dos corazones predestinados a quererse. Supongo que muchos preferiríamos leer sobre Candela y quien le robo el corazón (no digo quien por si alguien aún no ha leído la serie) o un spin-off de todos ellos.

Titania nos presenta un volumen que complementa a “Los chicos del calendario” y aunque hay voces que lo consideran innecesario quizás sea la manera de reencontrarnos con Candela y su amor por las letras, quizás los otros chicos del calendario aparezcan en su boda y nos lo cuenten.


dimecres, 17 d’abril de 2019

La apariencia de las cosas


Por María Valle Viña

Encontrar un buen thriller no es fácil, adentrarte en una historia desde el primer capítulo, sentir intriga, conocer complejos personajes e historias, no saber qué pasará y a la vez sospechar de todo y de todos… todo gracias a una sutileza y sencillez que asombra. 

La apariencia de las cosas lo consigue. Duomo ediciones en su colección de narrativa literaria Nefelibata nos acerca esta inquietante novela. 

Elizabeth Brundage consigue adentrarnos en un thriller literario magnífico, que destaca por sus sencillos personajes con unas personalidades complejas y con una trama que los une de forma sutil y misteriosa. 

La historia empieza una fría noche, cuando el profesor de universidad George Clare llama a la puerta de su vecino con una noticia terrible: acaba de regresar del trabajo y ha encontrado en la cama de matrimonio a su mujer Catherine muerta. Alguien la ha asesinado mientras Franny, la hija de tres años que tienen en común, jugaba sola en su habitación al otro lado del pasillo. 

No hace mucho que se han trasladado a aquella casa situada en una pequeña comunidad. Una casa que, según los habitantes del lugar, está encantada y que en el pasado fue el escenario de una siniestra vivencia. 

De este modo nos adentramos en un ir y venir de historias, personajes, sospechas y misterios que no dejaran de sorprenderte y que seguro querrás descifrar hasta llegar al final. 

Co su título La apariencia de las cosas la autora ya nos hace presagiar que nada es lo que parece, que nada es tan simple como pensamos y que todo está sujeto a dudas e intrigas. Podremos comprobar a medida que avanzamos páginas, la complejidad de la mente y los secretos que esta esconde. 

No creáis, pues, que ésta es una novela policíaca, no veréis la figura de un detective que investiga a partir de un asesinato. En este thriller seréis vosotras las detectives, ya que la autora consigue transportarnos a varias épocas, distintos espacios y diversas historias, consiguiendo que conozcamos a sus personajes, que nos hagamos conjeturas y juguemos a encontrar la solución final. 

Una novela inteligente, profunda, que te hará sentir detective, psicólogo y te despertará odio y alegría a partes iguales. ¿Te atreves? 

Aquí os dejo su carta de presentación.


dimarts, 16 d’abril de 2019

El millor d’anar és tornar


“Hi ha un dia a la vida que has de decidir si desitges tenir raó o la tranquil·litat”

Després de “El món groc”, “ Tot el que podríem haver estat tu i jo si no fóssim tu i jo”, “Si tu em dius vine, ho deixo tot... però diguem vine”, Brúixoles que busquen somriures perduts”, “El món blau estima el teu caos, “El que et diré quan et torni a veure” i "Els secrets que mai no t'han explicat"  i “Finals que mereixen una història” ens retrobem amb l’autor optimista, positiu i que amb les seves paraules ens acarona l’ànima Albert Espinosa.

El millor d’anar és tornar és la seva darrera novel·la que ens presenta Rosa dels vents, la seva portada ja és una declaració d’intencions i un punt clau de la historia congelat en el temps, el 23 d’abril, la Diada de Sant Jordi, una imatge de les Rambles amb tot de persones que pugen amb una rosa a la mà i amb les cares indefinides per taques vermelles que s’aniran entrecreuant amb un personatge que se’ls mirà sense distingir-ne cap, tots formen part del moment, del lloc, del sentiment que transmeten.

L’autor ens presenta a la Rosana, una dona que celebra el seu centenari a Barcelona l’any 2071 i que ens explicarà la seva vida en un to confessional, com a canviat la societat i alhora no ha canviat, tot és cíclic i a la seva edat, o millor dit a la vellesa ja està de tornada i només espera la seva darrera dissetena nit.

Aquest dissetè dia és clau, és la nostra fi, un dia que es convertirà en un dels disset dies dolents de debò que patim tots, un dia on la pèrdua ens deixarà marcats.

M’ha costat fer meva la idea de que tenim tots els dies bons i nomes disset de dolents, és cert que a vegades costa més superar-ne certs de bons, gairebé increïble però al llarg de la novel·la entendreu la veu de la Rosana i d’un narrador que descobrireu entre les seves planes.

Cada un d’aquests dies dolents és com un punt i seguit a la nostra vida de la qual hem de ressorgir com un Fènix, serem diferents però potser millors, més forts i amb una perspectiva diferent de la pròpia vida.

Passat, present i futur es donaran de la mà per donar-nos una lliçó de vida, de creixement personal i com sempre amb les novel·les de l’Albert Espinosa no us deixeu els mocadors molt lluny.

Aquesta novel·la formada per capítols curts és llegeix d’una marera molt àgil i ràpida, no saps com ja has girat el darrer full i segueixes amb la sensació que tot i estar tancada et segueix parlant a cau d’orella, quelcom ha quedat dins el lector qui es veurà immers en la lectura i empatitzarà molt fàcilment amb la Rosana.

Vull remarca, no sé si és casual o intencional, que la lletra és força gran, un detall que s’agraeix sobretot a certes edats i els seus paràgrafs tenen una doble separació fet que copsa la mirada i dona la impressió de sentenciar més que explicar.  

Un dels èxits d’aquest Sant Jordi us esper a les llibreries, aquí en teniu les primeres planes i la seva banda sonora, la cançó que va acompanyar l’autor al donar vida a la Rosana.