dilluns, 23 d’octubre de 2017

La leyenda del hechicero. El mago



“La habilidad de un joven para invocar demonios cambiará el destino de un Imperio. Un desenlace lleno de batallas épicas, secretos y revelaciones...” 

Así se nos presenta el final de una trilogía trepidante, llena de fantasía, aventuras, traiciones y personajes complejos. La leyenda del hechicero de se despide tras “El aprendiz” y “El guerrero” con El mago, un título que bien podría definir esta última entrega, dado que realmente entre sus páginas se esconde la verdadera magia capaz de atrapar al joven lector en una historia que se hace corta, más profunda de lo que parece y donde la vitalidad, las decisiones y la madurez hace mella en nuestros protagonistas.

Taran Matharu ha conjurado un equilibrio excelente para mentes despiertas que dejan atrás a protagonistas como Harry Potter y que crecen con nuevos retos y unos protagonistas más a su nivel.

Esta entrega empieza justo al terminar la anterior, Fletcher y sus amigos se encuentran en el éter, de donde deberán escapar sin que los ogros los atrapen, una huida trepidante y con un tempo rápido y dinámico.

Los personajes, tanto humanos como demonios evolucionan frente a las adversidades a las que tendrán que enfrentarse, el autor no los ha dejado en un estado plano, sino que novela tras novela les ha ido dando profundidad, ha ido tendiendo lazos entre ellos, ya sean de amistad o de enemistad, pero sus relaciones los hacen compactos en la trama.

Nos encontramos frente a una búsqueda peligrosa y vital, siempre mirando sobre sus hombros dado que serán perseguidos por sus enemigos cada vez más poderosos y peligrosos, sin olvidarnos de Khan, el orco albino que hará cualquier cosa por terminar con Hominum tal y como la conocen y todo lo que representa algo para Fletcher.

Si esperáis que os desvele más de la trama estáis muy equivocados, si habéis llegado hasta las puertas de El mago debéis leerlo y sentirlo, a los que no, os recomiendo la trilogía completa. En sus últimas páginas encontrareis una guía de demonología, con sus respectivos nombres, niveles y definiciones.

Othello, Sylvia y el demonio Ignatius os esperan para vivir una aventura de las que se crean leyendas.

Si tuviera que ponerle una pega es el final, me ha gustado mucho y es un momento de aquellos en que tras la tensión se te escapa una lágrima, pero querría más, quizás me ha sabido a poco.

Planeta se dirige a un público juvenil exigente, con un volumen de tapa dura y sobrecubierta que esconde a nuestro protagonista apuntando quizás hacia su destino y con un regalo muy especial, ocho cartas que esconden ocho conjuros como el de la curación, el de la barrera, el del hielo, el del escudo, el del crecimiento, el del ojo de gato, el del enredo y el de la telequinesia, un detalle que es muy de agradecer en la época donde el merchandising está muy de moda y en lugar de venderlo, lo regalan, eso sí, el uso que le deis a los conjuros es cosa vuestra, desde punto de libro a decorar la habitación, todo vale para sentir que se forma parte del mundo casi onírico de Taran Matharu.

El único regalo que os puedo hacer yo son sus primeras páginas.

¡Vivid la aventura!