divendres, 15 d’abril de 2016

Ni tú Romeo, ni yo Julieta



¿Existe la casualidad, la causalidad o el destino? Esta pregunta me la he hecho al leer, mejor dicho devorar, Ni tú Romeo, Ni yo Julieta.

Tranquilos que no nos iremos de visita a Verona, ni dejáramos a dos enamorados adolescentes muertos por su falta de comunicación.

Nuestro no Romeo es un joven muy apuesto, un motorista con pintas macarra y que responde al nombre de Xabi, y que a primera vista parece una mala pieza que huye de la policía.

Nuestra no Julieta, es Julia, una joven que se marchó de casa a los diecinueve, y se ha buscado una vida muy diferente a la de los pijos de sus padres, con un cabreo monumental, y con razón dado que acaba de pillar en la cama y no jugando a las cartas a su novio y a su mejor amiga, le roba el coche a este y en la carretera choca con la moto de nuestro no Romeo.

En este momento empieza lo que parece ser una carrera contra reloj, descubriremos las actividades de Xabi, o lo que él nos dejará mostrar y como deberá lidiar con el borderio de Julia.

Por si las cosas no pudieran complicarse más, mientras los dos jóvenes intentan sobrellevar la situación, Julia recibe la llamada de su madre diciéndole que su tía ha muerto y que ya que va al entierro lleve a su novio.

¿Xabi se hará pasar por el ahora exnovio a cambio de dinero? ¿Cuál era el motivo porque sus padres no la dejaban ver a su tía?

Dos jóvenes que parecen no encajar en el mundo pero que entre ellos saltan chispas e incendios. Sylvia Marx me ha conquistado y seducido gratamente. Mezcla una trama de estilo thriller, con el dolor de una perdida, el descubrimiento de más de un secreto y una pasión desbordada.

Una novela ágil, dinámica, divertida, irónica, con personajes que esconden más de lo que dicen y una protagonista indirecta, la tía de Julia, que es maravillosa, y si no me creéis deberíais leer como organiza su funeral, realmente es única, aunque me ha arrancado alguna lágrima.

Esta novela tiene banda sonora propia, preparaos para disfrutar de ella a todo volumen y despertar vuestro lado más peligroso.

Esencia muestra sus dotes al presentarnos títulos adictivos, que te dejan con buen sabor de boca y con ganas de ir a la librería para descubrir que nuevos títulos nos están esperando.

En este mundo ya no hay sitio para torpes Romeos y frágiles Julietas,  los hombres no juegan al escondite y las mujeres no son de cristal.

Una original y rebelde novela romántica al estilo road movie, que sorprende y nos mantiene en vilo hasta el final.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada