dimecres, 28 de novembre de 2018

Yo soy Eric Zimmerman II


La Jefa de las Guerreras Maxwell vuelve para acompañarnos a despedirnos de uno de los personajes más sexis y deseados del panorama literario en Yo soy Eric Zimmerman. (Volumen II).

Si en “Yo soy Eric Zimmerman”, (volumen 1) recogía las dos primeras entregas “Pídeme lo que quieras” y “Pídeme lo que quieras, ahora y siempre” dejándonos con las ganas de descubrir el final de una de las historias que ha batido records de venas, ahora en esta entrega recoge parte de la trama de “Pídeme lo que quieras odéjame  y “Sorpréndeme”.

Esta entrega añade amor, dolor, secretos, mentiras, pasión y la transformación total de nuestro Iceman a Gilipollas con todas las letras. Sé que las comparaciones son odiosas pero en este caso y tras hablar con varias lectoras de Megan Maxwell quiero aportar una idea antes de entrar en materia.

He oído y mucho que este spin-off no era más que marketing, dos libros más para vender, un bluf como fue el spin-off de “Las cincuenta sombras de Grey” y no es ni cierto ni justo. Muchas veces se habla por hablar y la mayoría de los que hablan no han leído nada de la autora en cuestión.

En estos dos volúmenes no solo descubrimos el punto de vista del personaje masculino, sino que además conocemos mucho más a los personajes que conforman sus amistades, nuevos aspectos que hasta ahora no conocíamos y más de una subtrama nueva que la autora nos regala para ampliar el mundo de los protagonistas, he descubierto aspectos nuevos de nuestro protagonista, como abre su corazón y se vuelve un blandengue con los niños, como es un embarazo desde el punto de vista del padre, como sus dolores de cabeza le afectan y enrarecen el ambiente y eso solo empezando…

La autora desarrolla hilos que solo había podido mencionar desde un punto de vista, como una traición que descubríamos como un punto y final pero ahora tenemos la oportunidad de ver cómo se va tejiendo.

Esta entrega mantiene el tempo de la anterior, su lectura es ágil, rápida, dinámica y con un tempo marcado en este caso por el estado de ánimo del protagonista y su familia, sin olvidarnos de los picos en los que la lectura sube la temperatura de una fría Alemania.

Las descripciones son muy detalladas tanto del ambiente como del carácter de los personajes y sus respectivas evoluciones psicológicas, sus problemas y sus aciertos van mostrando el rumbo que toma la narración.

Creo que no se me ha escapado ningún spoiler, aunque he jugado un poco con el libro, primero me lo he leído seguido y luego, ciertos capítulos en especial como el del hospital y Eric enseñando el trasero me he leído las dos visiones, la de Jud y la de Eric, y he de reconocer que se complementan a la perfección.

Si aún no habéis leído ninguno os envidio, aún tenéis una gran historia para descubrir, eso sí podéis leer la visión de ella primero y luego la de él o al revés que encontrareis de la mano de Esencia

Aquí os dejo sus primeras páginas y una última recomendación, al final del libro encontrareis una playlist, os aconsejo irla escuchando a medida que los personajes la escuchan, un plus que os hará sentir con un sentido más.