dilluns, 27 d’abril de 2020

Las fuentes del silencio


Por Ángela Sánchez Vicente

Muchos de vosotros ya habéis leído alguna obra de la aclamada autora Ruta Sepetys como “Entre tonos de gris”, “El color de los sueños” o “Lágrimas en el mar”.

Su éxito no es casualidad ni coincidencia si no fruto de un gran amor por las letras y un gran conocimiento y respeto hacia su público lector.

Todas sus obras son para adultos pero la propia autora se sorprende por la cantidad de lectores juveniles a los que ha seducido con sus historias por lo que en esta novela aún se ve más potenciado este factor.

Hoy, que estamos más en casa y la lectura se ha convertido en una de nuestras compañías más fieles poder compartir una lectura que abarque público juvenil y adulto es una gran propuesta para una lectura conjunta e incluso para montar un mini club de lectura dentro de la familia.

En este caso nos presenta Las fuentes del silencio y para ello nos traslada al Madrid más castizo de los años cincuenta.

Allí conoceremos a Ana, una joven humilde del barrio de Vallecas que es rica en sueños y a su vez conoceremos al joven Daniel que acaba de llegar procedente de Texas de la mano de sus padres.

En plena época del colaboracionismo con Estados Unidos esta familia que trabaja en el sector petrolero viene a completar sus negocios a España.

Ana aún vive atemorizada por los recuerdos de la Guerra Civil y sobrelleva sus días trabajando en el Hotel Castellana Hilton en que atiende a los huéspedes como doncella.

Una de las familias que acaba de llegar es la de Daniel.

Daniel sueña con ser fotoperiodista y siente atracción por las fotos de la guerra Civil y los sentimientos que ocultan como la protección de los seres queridos y las sonrisas rotas para que los demás no sufran.

El miedo, la identidad personal, los cambios que provocan en la sociedad los hechos históricos más oscuros, los grandes amores y los sueños de juventud se dan la mano en esta obra para tejer una trama interesante y muy bien documentada.

Esta obra con un alto contenido didáctico y reflexivo sobre la Guerra Civil que nos ofrece Maeva se puede convertir en un gran aliado en estos días para pasar más de un buen rato y compartir reflexiones.

¿A qué esperáis?

Es una obra que no defrauda, es rica en descripciones, en emociones y protagonizada por unos personajes con mucho carácter y emotividad.