dimarts, 24 d’octubre de 2017

El jardín de Sonoko



Cuenta una leyenda oriental que las personas destinadas a conocerse están conectadas por un hilo rojo. Este hilo nunca desaparece y permanece constantemente atado a sus dedos, a pesar del tiempo y la distancia.

No importa lo que tardes en conocer a esa persona, ni importa el tiempo que pases sin verla, ni siquiera importa si vives en la otra punta del mundo: el hilo se estirará hasta el infinito pero nunca se romperá. Su dueño es el destino.

El jardín de Sonoko, primera novela de David Crespo juega con esta leyenda para mostrarnos una obra que ciertamente me ha sorprendido gratamente. Desde su portada ya nos invita a entrar en la cultura japonesa con el hilo rojo atado en un dedo y que un pequeño pájaro posado sobre una rama de sakura llevará hasta su dueña.

Nuestro protagonista es Kaoru, un joven que durante cinco años no ha salido de casa, sufría hikikomori, un joven gris, que busca una vida cómoda, fácil, sin sobresaltos, ir de casa al trabajo y volver sin necesidad de nada más.

Un día, su compañera de trabajo Sonoko le invita a salir, un hecho que muchos consideraríamos normal e incluso irrelevante, creará en la vida de Kaoru un efecto mariposa que le cambiará la vida.

Una historia de amor que profundiza en los personajes y en la cual el destino jugará sus cartas para bien o para mal.

Me ha gustado mucho como el autor describe los paisajes de Japón, su propia experiencia nos revela como su vida personal también estaba destinada con un hilo rojo, del mismo modo que descubriremos el arte, la pintura y la música como telón de fondo tanto allí como en los episodios que nos llevaran a la bella Italia.

Una novela donde la causa y el efecto no parece obvio en muchos casos, pero que juega un papel determinante en una historia de la que brotan los sentimientos y el lector quedará atrapado entre su fina ironía jugada por el destino y un personaje complejo y cerrado en sí mismo que deberá plantar cara a la vida y salir de su escondite para ver brillar el sol a través del amor.

Suma de letras nos presenta una novela que va más allá de ser romántica, es una historia para corazones sensibles, empáticos y prudentes, poesía en prosa sobre el exotismo de una cultura ancestral que seduce al mundo entero.

Una historia de esperanza sin edulcorar, de sueños por florecer y de vida por vivir.