dimecres, 11 de març de 2020

Soy una mamá


¡Hola Guerreras! Hoy os quiero presentar el último libro de la Jefa, Megan Maxwell, un libro que salió en digital en tres partes y que Esencia nos presenta en un único libro.

Soy una mamá nos presenta una portada radiante como el sol, con algunas nubes que podrían complicar las cosas y con una mamá y sus tres polluelos. Intentaré no contaros mucho de la historia aunque lo que tengo son ganas de contarla entera, pero vamos a intentarlo.

Nuestra protagonista es Estefanía, una mujer dulce, cariñosa, madre, esposa, hija, hermana… que por azares del destino descubre que lleva unos cuernos que rayan los techos más altos, así es como Alfonsito acaba de patitas en la calle y ella con tres hijos a su cargo, tres torbellinos que os van a enamorar, Aarón que es un don juan en miniatura, David que no deja de ser un niño pero está creciendo y Nerea en plena edad del pavo, ellos son su vida.

Pero esa no puede ser solo su vida y así es como su amiga Soraya le abre los ojos, ha de volver a quererse a sí misma, ha de salir con amigos y no puede cerrarse al amor, aunque ella quiera ser la reina de hielo.

Así es como descubriremos junto a ella la vida más allá del divorcio, a veces un poco extremo pero en definitiva, para mí, lo importante es lo que se quiere transmitir. Así es como empezará a conocer gente y como no podía ser de otra forma al vecino de sus padres Diego.

Un padre divorciado con una pequeñaja capaz de todo, un hombre dulce, romántico y con la habilidad de hacer caer a Estefanía en su propia trampa y es que el amor llega cuando quiere y no avisa antes de romper las puertas.

Creo que esta historia sirve tanto para divorciadas, separadas y casadas en el punto en que por ser mami la vida no solo debe girar en los hijos, muy bonito de decir y difícil de hacer, pero quererse a una misma siempre es primordial para que los demás nos quieran también.

Esta historia se aleja de sus diferentes tramas, en ellas una joven o no tan joven se enamora, rompe o no, descubre secretos… pero en está es como el capítulo de después cuando las cosas no van bien y hay que aceptar una segunda oportunidad.

La prosa de la autora es franca, directa, habla con el corazón y de manera muy directa a las lectoras y lectores, es una reflexión que tanto se aplica a las mamas como a los papas, los hay buenos y los hay mejores pero todos quieren a sus hijos (y punto), también veremos cómo interactúan las nuevas parejas con los hijos (hay de todo) y como el miedo no puede dejarnos en la estación de la vida, hay que subirse a ella y vivirla.

Solo le voy a poner un pero y espero que la Jefa me perdone, pero Rapunzel acaba con una santa y me hubiera encantado que hubiera probado de su propia medicina.

Voy a parar que si no os lo cuento todo, por descontado su propia banda sonora no falla.

Aquí os dejo sus primeras páginas.

“Las palabra si y no son las más importantes de nuestra vida. Muchos problemas se habrían podido evitar sin un si demasiado rápido y un no demasiado tarde o al revés”