dimecres, 12 d’agost de 2020

Mi amor prohibido


Hoy me reencuentro con una autora que me sedujo con la trilogía “Una noche” formada por “Deseada”, “Traicionada” y “Enamorada”, Jodi Ellen Malpas vuelve a nuestras manos con la bilogía de “La princesa rebelde” de la mano de Booket.

Su primera entrega se esconde tras el título de Mi amor prohibido, un título muy acertado y una portada que se complementa a la perfección con su segunda entrega, media tiara de diamantes en un efecto de negativo sobre un fondo claro.

Una princesa rebelde y un atractivo actor de Hollywood. Una tórrida historia de amor que sacudirá al mundo. Dos almas gemelas destinadas a encontrarse.

Así es como nos presentan a historia de la princesa Adeline, una joven que reniega de su título, no quiere ser lo que le imponen los demás, no quiere casarse con un hombre al que no ama, no quiere una vida de lujo encorsetada y encerrada en una jaula de oro. Ella solo quiere ser libre.

Toda su vida cambiará de manera rápida al conocer a Josh Jameson, un actor de Hollywood que es sexy con todas sus letras, guapo, atractivo… todo un bombón.

Juntos son explosivos, ambos han despertado en el otro sentimientos que no esperaban ni buscaban pero que laten con fuerza al ritmo de sus dos corazones. Pero ante la aristocracia de la familia de ella y sus consejeros él no es digno de ella, no es más que una distracción que no conviene a la corona por lo que pondrán todos los impedimentos posibles entre ellos.

En esta primera entrega juntos parecen luchar contra viento y marea y cuando por fin las aguas parecen que van a su favor un accidente inesperado acaban con todo lo que esperaban dejándonos con el corazón en un puño y con ganas de continuar descubriendo sus idas y venidas.

Nada es lo que parece y rompe con el tópico del actor superficial y de la intachable monarquía, nada que a día de hoy nos pueda sorprender.

La prosa de la autora es cálida y suave, sus descripciones son detalladas y la construcción de sus personajes principales y secundarios son excelentes. Su prosa sigue el tempo de la narración y sus giros argumentales son inesperados. No podemos olvidarnos de sus momentos más tórridos que logran subir la temperatura del lector, una pasión que arde y que deja todo convertido en cenizas.

En la balanza entre la responsabilidad de la corona y el latir del corazón nuestra querida Adeline deberá vivir o sobrevivir.