dimarts, 26 de setembre de 2017

La voz de los árboles



Por Ángela Sánchez Vicente


Si sois amantes de las novelas que os sacuden y os dejan el corazón lleno de sensaciones os tenéis que lanzar al nuevo éxito de la aclamada Tracy Chevalier.

Después de su éxito mundial con La joven de la perla y con una pasión por las letras y las historias movilizadoras llega con un canto a la vida y a la naturaleza.

En La voz de los árboles descubriréis a una familia que a través de los árboles y más concretamente a través de sus manzanos extienden sus raíces y sus hojas para contarnos su legado familiar a la vez que un marco histórico muy concreto documentado a la perfección y con suma meticulosidad.

La familia Goodenough deja atrás la Nueva Inglaterra del siglo XIX para instalarse en los pantanos de Ohio. Sólo se llevarán con ellos las ramas y semillas de sus manzanos, ese emblema de su familia.

Emblema de la tierra que aman y en el que de alguna manera han escrito su nombre y su suerte empapando sus raíces de sudor, lágrimas y algo de su propia sangre.

Han crecido a la sombra del manzano y éste ha sido testimonio de todas sus alegrías y sus penas. Nunca esperaron que las manzanas pudieran llegar a sembrar diferencias entre ellos.

James adora las manzanas dulces pero Sadie prefiere refugiarse en la sidra, desde este punto que parece no tener retorno se erige un cisma en la familia que los afecta a ellos mismos y a sus hijos.

Robert, el pequeño de ellos desplegará su historia en California donde se ve obligado a marchar por distintas circunstancias. Él y su nuevo amor de la mano de una entrañable cocinera le conducirán a poseer y cuidar preciosas secuoyas.

Poco a poco sus verdades salen a la luz en una novela que planta una semilla en nuestro imaginario y crece sin límites hasta la última página, hasta convertirse en un gran árbol que ha crecido sano y con gran belleza pues la autora tiene la fórmula secreta para construir historias que nos enamoran y nos hacen reflexionar sobre la valía humana y nosotros mismos.

No se puede salir ileso de esta lectura.

Las historias personales se despliegan a medida que avanzamos con un ritmo sutil que a la vez acompaña el contexto social e histórico americano centrado en la fiebre del oro.

Es una obra de oro que merece su reconocimiento y será una de las mejores novelas de este otoño.

Parece simple construir a través de un elemento que se convierte en protagonista toda una historia pero sin la maestría de la autora y su facilidad a la hora de crear aventuras situadas en espacios y tiempos concretos no sería posible.

Desde la historia bíblica de Adán y Eva, el cuento de Blancanieves de los hermanos Grimm o Las tres manzanas de oro de Nathaniel Hawthorne no habíamos tenido entre manos una novela tan impactante a través de este elemento.

De la mano de Duomo podemos disfrutar de la novela del otoño.

¿A qué esperáis?

Una ración de tarta de manzana y un zumito de este fruto son los compañeros perfectos para esta lectura tan profunda e inmensa.

¡No os la perdáis!