dimecres, 13 de juliol de 2016

Un taxi a la felicidad



Grijalbo nos invita al viaje de nuestra vida, no pretende mandarnos lejos, ni tenemos que coger un avión, tren o barco… simplemente nos subiremos a un taxi con una conductora muy especial, una mujer con el don de leer el pensamiento de la gente, a quien también conoceréis como Abuelita-vestido-de-gala.

Su carrera empezará cuando un médico muerto por dentro tras una perdida que cree irreparable para su vida, se enfrentará al reto de vivir la vida marcada por esta mujer durante siete días, si esta no logra convencerlo de la importancia de la vida se suicidará.

Así que el taxímetro se pone en marcha para demostrar los motivos por los cuales vale la pena vivir.

En Un taxi a la felicidad el viaje a la sonrisa está asegurado. Abrocharos los cinturones y dejaros llevar hacia la felicidad.

Esta novela me ha sorprendido desde la página doscientos sesenta y tres a la primera, exactamente como lo cuento, sus páginas están numeradas del revés descontando página a página el tiempo que queda para cumplir los siete días. Un detalle que a la par que parece poco importante le cede al tiempo carácter de personaje propio.

Baptiste Beaulieu sorprende con una pluma fina de trazos ligeros pero con una profundidad capaz de llegar a los corazones más fríos. Página a página construye una relación entre dos completos extraños y aunque al principio de la lectura parece que la vista se centra en el personaje del médico, rápidamente este deja un espacio a su copiloto, un tándem perfecto donde se combina el pesimismo con el optimismo y un desenlace inesperado.

Las preguntas al lector sobre quien es esta peculiar mujer arrancan desde su dialéctica, su ironía, su esperanza, su positivismo y su empatía. La sonrisa y la lágrima se conjugaran para crear una obra de arte.

El autor nos regala un epilogo sobre que fue del médico y de Sarah, nuestra jovial conductora tras esos siete días de descubrimiento personal, donde todo lector podrá aprender alguna cosilla para su propia vida.

Vivir es una aventura y para ello debemos ser valientes, en las buenas y en las malas, aunque reconozco que es muy fácil de decir y difícil de hacer.

Si queréis subiros a un taxi muy especial, no esperéis más, aquí os dejo sus primeras páginas para que podáis juzgar por vosotros mismos, con la sencilla advertencia sobre la adicción que estas pueden provocar.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada