dijous, 12 de setembre de 2019

Fruitlands


Por Ángela Sánchez Vicente

Tendemos a creer que los grandes autores de otros tiempos vivían montados en el dólar y gozaban de los lujos a los que el resto de la sociedad no podía acceder pero… ¿Creéis que realmente era siempre así?

Suponemos que en muchos casos sí que fue así pero hoy os queremos abrir una ventana de lo que era Fruitlands para la aclamada autora de Mujercitas en su infancia.

En esta obra encontrareis Una experiencia trascendental y Una aventura utópica narrada desde la subjetividad y la propia vivencia de Louisa May Alcott.

Esta joven, prolifera y aclamada escritora nació en el seno de una familia humilde pero con conexiones culturales de gran interés. 

Desde bien jovencita demostró ser una mujer trabajadora, independiente y con un pensamiento adelantado a su tiempo y se dispuso a trabajar ya fuera como criada, costurera, institutriz o maestra.

En esta obra ella nos muestra una metáfora de su vida.

A finales de 1840 unas cuantas familias de Massachusetts se plantearon el reto de vivir en una comuna de ideales trascendentalistas apartados de la sociedad y viviendo de lo que ellos mismos pudieras extraer de la tierra.

Siempre siguiendo los principios de belleza, virtud, justicia y amor en búsqueda de una existencia totalmente armonizada con el entorno y las demás criaturas de Dios.
Pero muchos son los tragos que tendrán que pasar en lo que ellos imaginan una vida contemplativa y sin preocupaciones mundanas.

¿Qué pasará cuando llegue el hambre? ¿Alguno tiene nociones de agricultura o pastoreo? ¿Qué pasará cuando llegue el frio invierno?

Gracias a la tarea de traducción de Consuelo Rubio Alcover podemos acercarnos a esta aventura que marcó la niñez de la autora y ver cómo se las ingenian para subsistir.


¿Abandonaran el ideal al primer contratiempo?
Sólo con la lectura de esta gran obra que nos ofrece Impedimenta lo podréis descubrir.

Os invito a que la desgranéis y reflexionéis sobre como una vida autosuficiente en un grupo de iguales a pesar de las dificultades se va desarrollando y a la vez entender la huella que dejó en la autora que se refleja en obras posteriores.

Gracias a su lectura y al posfacio de Pilar Adón podréis entender un poco mejor a la autora.

Es una obra directa, simple, amena, llena de reflexiones… 

¡No la dejéis escapar!