dimecres, 23 d’octubre de 2019

Rebelión en la granja


Editorial Debolsillo sigue ofreciéndonos títulos clásicos de calidad pero con un toque especial.

Así es como nos encontramos con Rebelión en la granja de George Orwell que fue publicada en 1945 quien pretendía con ella denunciar a los totalitarismos nazi y soviético, aunque acabo siendo utilizado  como propaganda en contra del comunismo en general.

Esta vez parte de su fuerza recae en la ilustración y adaptación realizada por  Odyr, creando una maravillosa novela gráfica.

Todos conocemos la historia más o menos profundamente gracias a sus adaptaciones cinematográficas y editadas.

La trama en si  es una sátira de como el régimen soviético corrompe el socialismo.

En la lectura superficial de la obra un grupo de animales de una granja expulsa a los humanos tiranos y crea un sistema de autogobierno que acaba transformándose en otra tiranía igual o peor que la anterior.

Una obra que acaba siendo en definitiva una crítica sobre el abuso del poder y como este afecta a aquellos que lo ostentan frente a sus seguidores. Quizás este es uno de los motivos por el cual también tienen su ángulo didáctico incluso para los más pequeños, una fábula donde no importa si se conocen los hechos de la Segunda Guerra Mundial, en su fondo trata sobre la condición humana.

Centrémonos en lo nuevo que nos ofrece esta edición, su adaptación se centra en frases cortas, concisas pero determinantes, no hay información superflua, nos dice lo que interesa y sigue el esquema de sus ilustraciones.

Estas ilustraciones se rigen en cuadricula, de una a tres por página, con tonos fríos que acompañan a la perfección la trama, a trazos de pincel la obra pictórica es bastante realista, no son dibujos para niños, sino para adultos que buscan una nueva sensibilidad en la obra.

Aspecto que se puede tomar en consideración desde su portada donde un cerdo con cara de pocos amigos observa como un caballo da coces a un humano.

También me ha llamado la atención su encuadernación, tapas duras siendo un ejemplar de bolsillo muestran, a mi entender, el respeto con el que se tratan los grandes clásicos, unas historias que nunca pasan de moda y menos en nuestros convulsos días.


Así mismo es de agradecer la biografia que nos cede de sus autores al final de la obra.

Ciertamente: “Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros”

Un imprescindible para cualquier biblioteca que se precie.