dimecres, 17 d’abril de 2019

La apariencia de las cosas


Por María Valle Viña

Encontrar un buen thriller no es fácil, adentrarte en una historia desde el primer capítulo, sentir intriga, conocer complejos personajes e historias, no saber qué pasará y a la vez sospechar de todo y de todos… todo gracias a una sutileza y sencillez que asombra. 

La apariencia de las cosas lo consigue. Duomo ediciones en su colección de narrativa literaria Nefelibata nos acerca esta inquietante novela. 

Elizabeth Brundage consigue adentrarnos en un thriller literario magnífico, que destaca por sus sencillos personajes con unas personalidades complejas y con una trama que los une de forma sutil y misteriosa. 

La historia empieza una fría noche, cuando el profesor de universidad George Clare llama a la puerta de su vecino con una noticia terrible: acaba de regresar del trabajo y ha encontrado en la cama de matrimonio a su mujer Catherine muerta. Alguien la ha asesinado mientras Franny, la hija de tres años que tienen en común, jugaba sola en su habitación al otro lado del pasillo. 

No hace mucho que se han trasladado a aquella casa situada en una pequeña comunidad. Una casa que, según los habitantes del lugar, está encantada y que en el pasado fue el escenario de una siniestra vivencia. 

De este modo nos adentramos en un ir y venir de historias, personajes, sospechas y misterios que no dejaran de sorprenderte y que seguro querrás descifrar hasta llegar al final. 

Co su título La apariencia de las cosas la autora ya nos hace presagiar que nada es lo que parece, que nada es tan simple como pensamos y que todo está sujeto a dudas e intrigas. Podremos comprobar a medida que avanzamos páginas, la complejidad de la mente y los secretos que esta esconde. 

No creáis, pues, que ésta es una novela policíaca, no veréis la figura de un detective que investiga a partir de un asesinato. En este thriller seréis vosotras las detectives, ya que la autora consigue transportarnos a varias épocas, distintos espacios y diversas historias, consiguiendo que conozcamos a sus personajes, que nos hagamos conjeturas y juguemos a encontrar la solución final. 

Una novela inteligente, profunda, que te hará sentir detective, psicólogo y te despertará odio y alegría a partes iguales. ¿Te atreves? 

Aquí os dejo su carta de presentación.