dijous, 14 de febrer de 2019

GANADORA CONCURSO SAN VALENTIN

YA TENEMOS GANADORA DEL CONCURSO.

¡¡¡¡¡ FELICIDADES MARIBEL VANEDIS!!!!!

MANDANOS UN PRIVADO CON TUS DATOS Y EL NOMBRE A QUIEN LA AUTORA SE LO  DEDICARÁ.


Las cenizas de la inocencia


Fernando Benzo me ha sorprendido con una novela que se asemeja más a un guion de película debido a una prosa muy visual, tiene fuerza vital propia, sus diálogos añaden agilidad y dinamismo a la lectura a su vez que una ironía más directa que indirecta.

Las cenizas de la inocencia se nos presenta con una portada muy atractiva donde se juega con el rojo de la sangre, el negro de la muerte y a su vez parece que estemos viendo una imagen a través de una persiana, el lector es un curioso que está a punto de descubrir los años 40 y lo que conllevan para los menos afortunados y aquellos que seguirán el camino menos transitado y más peligroso de la vida.

Un título poco metafórico que nos adelanta como la infancia y la inocencia han desaparecido dejando lugar a una adolescencia y madurez sombría.

La narración está en primera persona, conoceremos así a Emilio el monaguillo y no por su devoción a ir a misa sino más bien por repartir hostias.

La historia arranca en la adolescencia de Emilio quien vive o mejor dicho sobrevive con su madre Marita “la olorosa” tras la desaparición en la guerra civil de su padre tras haber sido llamado a filas en el bando republicano. Su vida es gris hasta que conoce a Nico quien se convertirá en su mejor amigo y le introducirá en el local Dixie, un lugar que si hubiera estado en Chicago seria frecuentado por Al Capone pero que al estar en Madrid es el lugar perfecto donde confluyen los poderosos y no buenos samaritanos de la sociedad.

Un lugar del que me gustaría destacar su jazz en la voz de Asia, su humilde cantante quien junto a la madre de Emilio son los dos personajes femeninos que a mi modo de ver tienen más fuerza que el compendio de los masculinos.

Conoceremos a personajes como Matías Sampedro y Jorge Lanza dos mafiosos estraperlistas enfrentados y con la intención de eliminar al otro, dos gánsteres que dominan las calles como Dioses de barro por la fuerza del miedo. La policía en sus altas esferas esta corrupta y lo que parece una época de tranquilidad y estabilidad tras la guerra esconde un submundo que resurgirá con fuerza.

Las historias de estos personajes y algunos otros están narrados en tercera persona cambiando la visión más intimista de Emilio por una más global, puntualizando en que el autor da su propio espacio y carácter a la ciudad de Madrid transformándola en un ser cruel con unos y benévolo con otros.

Así entramos en un mundo clandestino donde los personajes tienen dos caras, aquella que muestran de lo que quieren ser y la real donde hay más sombras que luces.

Eso sí, muchos de ellos deberán acabar pasando cuentas con las consecuencias de sus actos.

Esta historia que nos presenta Plaza & Janés me sobrecogió desde la primera página donde un Emilio adulto nos explica de manera muy vivida como y cuando mató a un hombre y sus sentimientos respecto a ello.

Estamos frente a la historia de la vida de un hombre y de una ciudad. Una biografía marcada por el desdén, el odio, la supervivencia y el amor.

Bienvenidos al Dixie.