divendres, 8 de març de 2019

Dime que me quieres


Hoy voy a presentaros una novela romántica, complicada, irónica, dulce, dura y con momentos realmente duros.

Dime que me quieres es la segunda entrega de una serie firmada por Corinne Michaels y que empezó con “Dime que te quedarás”. Y en este caso he pecado contra una de mis propias normas, si entro en una serie me gusta empezar por el principio pero fue caer esta novela en mis manos y no poder dejar de leerla, eso sí, ahora me toca buscar su entrega anterior.

Al empezar de cero con una historia que ya tenía su andadura pensé que me costaría entrar en la trama pero nada más lejos de la realidad, la autora nos introduce en esta trama con un primer capítulo donde nos ayuda a ponernos en situación y una vez superadas las primeras páginas ya conoces a todos los protagonistas y sus historias aunque reconozco que falta un poco de fondo.

Como bien dice el subtítulo de la misma “No siempre consigues lo que quieres” a lo que me atrevo a añadir… a la primera.

Esta es la historia de Wyatt y Angie, ella vive en Filadelfia y regenta su propia pastelería, él vive en Tennessee en un pueblecito llamado Bell Buckle, son dos polos opuestos, una joven de ciudad que huye del pueblo y un vaquero que adora su tierra y su trabajo.

Se conocieron hace unos meses en una boda (no diré de quien ya que es un spoiler de la entrega anterior), se gustaron y acabaron en la cama, el problema es que ella está embarazada, confusa, enfadada, estafada y muy asustada hecho que la hará ir a ver a Presley su hermana del alma reencontrándose con Wyatt.

Juntos intentaran hacer que las cosas funcionen, sus discusiones son épicas y sus reconciliaciones también, en este punto descubriremos que ambos están asustados e intentan aprender a ser padres y a su vez a descubrir que sienten el uno por el otro, aunque el destino les depara un giro doloroso y traumático que los separará de nuevo por razones equivocadas.

Wyatt querrá apartarla para no hacerle daño y este hecho precisamente le partirá el corazón, aunque debo recordaros que esta historia trata de las segundas o terceras oportunidades.

Me ha gustado mucho la prosa de la autora, incluye mensajes de texto, reflexiones profundas sobre la maternidad, el amor, la pareja y la familia, sus diálogos le dan frescura y dinamismo y sus descripciones son detalladas pero no se extiende demasiado en ellas dejando fluir la trama.

Reconozco que he llorado, tiene su punto crítico, un bajón emocional que tocará al lector en el alma y a su vez nos deja entrever que aún hay más historia que contar, así que esperaremos que Roca Editorial en su sello Terciopelo nos la presente.