divendres, 7 de febrer de 2020

Paisajes y apariciones


Hoy me reencuentro con dos viejos amigos gracias a Libros del zorro rojo. Con “Bestiario” me atraparon en el mundo de H.P.Lovecraft y con el arte del argentino Enrique Alcatena, ahora quiero presentaros su segunda colaboración, aunque entre los autores exista el velo del tiempo y la muerte.

Paisajes y apariciones es un pequeño ejemplar, de poco más de setenta y dos páginas, encuadernado en cartoné donde resalta una figura monstruosa que el lector del género reconocerá rápidamente, el Cthulhu, en un color lila, hecho que considero poco azaroso, dado que este color se asocia a la magia, la espiritualidad, la creatividad y la dignidad entre otros aspectos que nuestro autor tiene de sobras.

Me gustaría dividir esta obra en dos partes, la literaria y la artística, ambas se complementan a la perfección aportando un refuerzo plausible la una a la otra.

Esta obra quiere remarcar la importancia de la ambientación de los relatos del autor a la hora de crear y presentar sus criaturas, su propia mitología primordial, al lector. Como esta construcción del lugar, sobretodo marcado por bosques frondosos, casas silenciosas, lugares oscuros, mundos perdidos del imaginario onírico entre otros ayudan al lector a visualizar a través de sus palabras sus hijos pródigos invocados en el Necronomicón.

No podemos olvidar que H.P.Lovecraft es, por decirlo de alguna manera, casi el padre del horror cósmico donde se combina la ciencia ficción y los terrores más humanos.

Así es como haremos un recorrido por: “El color que cayó del cielo”, “La llamada de Cthulhu”, “El merodeador de las tinieblas”, “En las montañas de la locura”, “La música de Erich Zann”, “El horror de Dunwich”, “El que susurra en la oscuridad”, “Los sueños en la casa de la bruja”, “Herbert West, reanimador”, “La declaración de Randolph Carter”, “La casa maldita” y “El extraño”.

Primero se nos presenta una breve descripción del paisaje y posteriormente la aparición de la criatura, así empezaremos un breve recorrido por extractos narrativos de la obra del autor.

Todo ello viene con unas ilustraciones marcadas por sus colores vivos, sus trazos seguros y poderosos, recargados en trazo y color dando una sensación de claustrofobia en ciertos momentos, unas pinceladas de locura, vibrantes, llamativas, un reflejo de la prosa y a la vez van un paso más allá aportando movimiento y focos de atención.

No se rigen por el espacio, algunas ocupan una página, otras la parte inferior o se cuelan en la página contigua, tenebrosas, locas, crispadas, góticas y atormentadas, así es como describiría unas obras de arte a la altura de uno de los mayores escritores del género oscuro.

Aquí os dejo sus primeras páginas, juzgad vosotros mismos.