dimarts, 16 de juliol de 2019

Soledad

Estos días es noticia entre los amantes de la novela negra el gran Carlos Bassas del Rey por ganar el Premio Dashieel Hammett a la mejor novela de género negro en español publicada en el año 2018 con “Justo” una novela que ya nos encantó.

Hoy regresa a nuestras manos con Soledad, una novela con un título con un amplio sentido ya que no es solo el nombre de una de nuestras protagonistas sino que abarca el más amplio de los sentidos.

Con una portada que evoca a la tristeza y a la soledad absoluta con un árbol seco, muerto por dentro y por fuera, reflejado en un abismo oscuro de la nada.

Nuestra historia arranca con la muerte de Abigail, la nena de catorce años, a partir de ese momento Soledad pasa a ser la madre de la niña muerta, una mujer que ha muerto con ella, solo queda su cuerpo obediente a un marido abusador y maltratador que recibe a la par de la culpabilidad de la perdida.

Junto a su voz narrativa se unirá la del inspector Romero, un hombre de alma gris y consciencia cargada con aquellas muertes que no ha podido salvar o descifrar, un hombre con sus propios fantasmas que ahora investigará la muerte de Abigail, un personaje que ve la vida real, sus sombras, su maldad, aquello que las paredes susurran y lo que los demás evitamos ver, oír y callamos.

Una historia donde se mezclan la investigación del crimen, la crítica social del maltrato dentro del hogar y como la sociedad reacciona ante él, entre sus páginas aflora la miseria humana más descarnada.

El autor con su lenguaje directo, sin muchas florituras va directo al grano, dice lo que quiere decir y calla lo que nos hace sentir. Junto a él buscaremos una verdad que puede acabar con todo y solo dejar un rastro de cenizas.

En pocas páginas consigue retratar a la perfección la soledad, una realidad dura, real, cruel y desalmada. Hoy en día hay demasiada soledad en nuestra sociedad, a veces ni conocemos a nuestros vecinos y si no hay pantalla de por medio callamos antes de conocer a alguien.

El lector podrá empatizar rápidamente con nuestros protagonistas quienes relatan sus vidas y a la vez dan diferentes puntos de vista en ciertos momentos sobre un mismo hecho. Retrata demasiado bien a Soledad y sus circunstancias, una mujer inmigrante sometida que esperaba poder darle algo mejor a su hija, un futuro que ella no tiene y ahora no le queda ni la esperanza, un futuro robado.

Alrevés nos presenta una novela con un trasfondo social marcado y con un crimen cuyo asesino llorará lagrimas amargas y rezará perdón tras descubrirse a si mismo.

Solo os diré que os dejará con un sabor amargo en la boca y con más despedidas de las esperadas. Absolutamente brillante.

“Los muertos son secundarios. Los muertos son una excusa para que los vivos desplieguen su hipocresía, sus miserias, sus envidias y sus odios por sus salas y pasillos.”