dilluns, 5 de febrer de 2018

La villa de las telas



Por Ángela Sánchez Vicente


Hoy os presentamos una novela que es un auténtico regalo para los sentidos y una obra que os fascinará ya que integra a la perfección una historia familiar, un espacio concreto, personajes dispares y situaciones que darán mucho de qué hablar.

Bajo el título de La villa de las telas nos trasladaremos a Augsburgo de inicios del siglo XX de la mano de una familia rica y una joven sencilla pero ambiciosa.

La llegada a la casa de Marie no gustará mucho ni a la familia Melzer ni a los propios empleados domésticos que ya trabajan ahí desde hace muchos años. La ven como una intrusa, como una soñadora que ha llegado para cambiarlo todo con su halo encantador.

Y si, a nosotros nos ha enamorado su personalidad, es realista, trabajadora pero también se pasea por esos pasillos con la fascinación de una niña pequeña la mañana de su cumpleaños.

Poco a poco se ganará a sus compañeros y se hará un lugar en el corazón de alguno de los criados que se apiadan de su pasado y de sus ansias de superación personal.

Poco saben allí de la vida según Marie… Ellos sólo piensan en las fiestas de invierno y en las fiestas de baile y sus ricos ropajes… ¡La vida es algo más! Este hecho la supera.

Las geniales descripciones de los espacios y la evolución psicológica que nos regala la aclamada autora Anne Jacobs hacen de esta novela toda una delicia que nos lleva a reflexionar sobre la diferencia de clases sociales, el propio tejido social y económico europeo de inicios del siglo pasado y a la vez la fuerza humana y del amor para derrumbar cualquier muro.

Los Melzer parecen estar todos cortados por la misma tijera de la vanidad y la superficialidad hasta que conozcamos a Paul, el heredero que prefiere estudiar y alejarse de Ausburgo hasta que conoce a Marie.

Si las paredes de la villa pudieran hablar nos contarían infinidad de secretos. Es como si el propio espacio tuviera la dimensión de personaje principal.

Katharina será presentada en sociedad y su hermana Elisabeth vive en su burbuja. Cada hijo tiene una personalidad muy marcada y muy dispar. Katharina cree que con su belleza ya está todo hecho y en cambio Elisabeth no es tan hermosa pero tiene alma de artista y un corazón lleno de sentimientos.

Sus padres se desesperan por la continuidad del linaje familiar.

Gracias a Plaza & Janés podéis disfrutar de una historia familiar, de un romance (o varios) y aprender mucho sobre los detalles de la industria debido a la gran documentación de la autora sobre el lugar, el momento y los detalles para engancharnos a esta lectura desde sus primera páginas.

Os aseguro que querréis seguir con su lectura… ¿Cómo acabará esta saga? 

Nos tocará esperar a una nueva aventura.