divendres, 25 de març de 2016

Las chicas de Canterbury



La Editorial Umbriel nos hace un regalo espectacular, una novela introspectiva y deliciosa donde se mezclan sentimientos, afinidades y secretos de un grupo de desconocidas con quienes deseareis pasar mil noches más.

Con una portada delicada llena de símbolos sobre la historia que esconde entre sus páginas descubrimos a Las chicas de Canterbury, y aunque no os lo creáis vosotras formareis parte de su grupo.

Tal y como reza el prólogo de los “Cuentos de Canterbury” vamos a descubrir el ansia de peregrinar.

Cher es una joven que nos va a invitar a su vida, una vida que ella creía perfecta y que de repente se desmorona, su novio la deja y su madre ha muerto dejándole una última voluntad, debe llevar sus cenizas a Canterbury.

Es así como por casualidad o el azar de la vida se encuentra en un viaje de unos cien kilómetros desde Londres hasta el santuario de Thomas Becket en la catedral de Canterbury.

Al principio su intención era hacer el viaje sola, pero se unirá a un grupo organizado, dado que una americana como ella tiene todos los números para perderse entre las sendas.

Juntas y desconocidas comienzan el peregrinaje y para hacerlo lo más parecido a los peregrinos de “Los cuentos de Canterbury” escritos por Chaucer a finales del siglo XIV deciden contar cada una algo de su vida, no todas son sinceras por omisión pero realmente resulta encantador descubrir cómo cada una de ellas ve el amor, la vida, la perdida y el dolor.

No os voy a contar las historias de cada una, pero sí que os las presentaré, a Cher ya os la he presentado, Jean y Becca son madre e hija y su relación no es muy fluida, Claire y Silvia, dos amigas de Texas con diversos matrimonios a sus espaldas, Steffi una médico obsesionada con la vida sana, Angelique una actriz venida a menos y Valerie una mujer muy parca.

Ellas serán guiadas por Tess, su joven guía quien hará de jurado para descubrir quien cuenta la historia que sobresalga de las otras y como premio ganará una cena.

Kim Wright nos presenta la historia narrada por Cher, pero da voz a cada una de ellas cuando explican su historia, algunas de ellas en primera persona y otras en tercera dando así un poco de distancia con la protagonista.

Ágil, ligera y a su vez profunda y escrita con suma emoción, unos paisajes descritos al detalle donde se marca la vertiente de la autora como escritora de viajes.

Realmente lo que menos importa en esta novela es el destino, lo verdaderamente importante es el camino donde aparte de conocer a sus compañeras, cada una de ellas se conocerá mejor a sí misma.

Un imperdible para pasar un buen rato y descubrir aspectos de la vida que tocan al lector y le invitan a pensar cuál sería su historia a contar.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada