dilluns, 23 de novembre de 2015

El diario de Lola



Para todas aquellas que lloramos y reímos con Valeria, Carmen, Nerea y Lola, tenemos la oportunidad de revivir sus momentos estelares, que fueron o pudieron ser cotilleando en El diario de Lola, ya sé que el diario personal es personal, pero Elísabet Benavente nos regala una chispa de alegría con espacio para poder transformar este diario en el nuestro propio.

Antes de empezar solo voy a dar una objeción a este diario, creo que se debería vender en pacs de dos, uno para guardar junto a “En los zapatos de Valeria”, “Valeria en el espejo”, “Valeria en blanco y negro” y “Valeria al desnudo” y otro para poder forrarlo de rojo pasión y apuntar en él nuestros recuerdos y vivencias.

Una portada simple que combina lo más chic y cosmopolita que completa el look de una mujer, un stiletto divertido con una combinación atrevida de rojo, negro y blanco. 

Lo que encontrareis entre sus páginas es el mundo de las chicas Valeria, frases de sus novelas, pequeñas escenas, música para diversos estados de ánimo, películas para ver un domingo por la tarde, los sueños de una joven que está madurando y reserva este pequeño espacio del mundo solo para ella, sus pensamientos, sus sueños, sus deseos sus anhelos, sus fantasías picantes… entre sus páginas encontrareis el alma de Lola.


Ediciones Aguilar nos regala una chispa de la magia que descubrimos cuando conocimos al cuarteto con los tacones mejor llevados de la ciudad.

Poder compartir todo un año, sus hojas de calendario acompañadas por la voz de Lola y sus amigas es una experiencia interactiva de por sí, aunque es imposible no leerlo de principio a fin casi sin respirar.

Es un regalo para la memoria, un placer que nos recuerda aquellos momentos de locura que vivimos con nuestras coquetas y una invitación a releer sus historias tomando nota de la visión de cada una de ellas.

Me cuesta mucho describir el compendio o el límite que existe entre este diario y sus hojas en blanco que invitan a añadir a su nueva dueña sus pensamientos y deseos, aspectos tan banales como la lista de la compra según la ocasión, la lista de reproducción del iPod, la película que nunca dejaremos de ver, el coctel perfecto e incluso aspectos sobre nuestro Víctor personal.

Valeria es la primavera, Lola el verano, Carmen el otoño y Nerea el invierno, cada una de ellas es tan diferente a las otras como las estaciones del año, pero se complementan formando un todo, un equilibrio entre cuatro puntos cardinales.
Sin olvidarnos de un regalo muy especial, un relato corto inédito de Valeria y Víctor “Tocada y hundida”

¿Estáis preparadas para ser una más de la cuadrilla?


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada