dissabte, 21 de març de 2015

El cuaderno de Noah



Por Ángela Sánchez Vicente


Hoy necesito hablaros de una de las novelas que más veces he releído y de la que me sé la mayoría de las frases de memoria… de esas historias que te sobrecogen, te dejan con un nudo en la garganta y en las que el llanto te deja inmóvil mostrándonos la belleza del amor, su incondicionalidad y su capacidad sanadora. 

Sí, estoy hablando del éxito de hace unos quince años titulado El cuaderno de Noah, que en 2004 se llevó a la gran pantalla y recientemente se ha vuelto a poner en cartel. 

El autor del libro, Nicholas Sparks, nos muestra una prosa fotográfica mientras nos acompaña por el amor vital de Noah y Allie.

Noah es un chico que trabaja en el aserradero cobrando apenas cuarenta centavos a la hora y no dispone de muchos ahorros. Su padre es su gran apoyo y Walt Witman su inspiración pues recitando sus poemas superó su problema de tartamudez. Se puede decir que sin tener nada lo tenía todo.

Allie es una chica perteneciente a una familia adinerada a la que obligan a estudiar una carrera universitaria obviando que su gran pasión es pintar. Una familia muy rígida que teniendo bienes materiales son pobres en afectos.

Noah verá en Allie al amor de su vida y hará lo imposible por conquistar su corazón, aunque no hará falta pues si algo les une es el gran amor que se profesan. Es un intenso verano pero una discusión tonta los alejará y la Segunda Guerra Mundial hará que sus destinos se separen por un tiempo. 

Él se alista con su mejor amigo Finn mientras ella será enfermera. Él volverá con esperanzas renovadas y cumplirá su sueño de reconstruir la casa de sus sueños mientras ella se enamorará de un adinerado héroe de guerra al que su familia adorará y antes de que se dé cuenta ya llevará el anillo de prometida en el dedo.

Noah se consuela cada mañana remando por el lago tratando de ahogar su frustración y ella planeando una boda que le importa bastante poco hasta que en el día de la prueba del vestido verá la foto de sociedad en que Noah Calhoun se ha hecho delante de su casa, esa casa blanca con ventanales azules y grandes porches que iba a ser de los dos.

La chica no puede más y en un arrebato de coraje con ella misma vuelve al pueblo a encontrarlo y parece que el tiempo no ha pasado, sólo tiene un reproche… ¿Y las cartas que prometió escribir? Ella creía que no le escribió nunca más pero la verdad es que él cumplió su palabra pero la madre de ella las interceptaba. 

Su amor estaba inconcluso y se merecían un final feliz. 

Años más tarde y narrado en paralelo vemos como un hombre anciano le narra a su mujer, perdida en sus recuerdos, su historia de amor día a día tratando de que ella vuelva algún día a recordarlo. 

¿Podrá este amor obrar el milagro?

La manera de saltar del presente a los recuerdos de su juventud le da un toque romántico y soñador que es increíble a la vez que vemos como un amor puede ser inmortal y capaz de vencer cualquier barrera. 

Él le cumplió todos los sueños y ella se enfrentó a su entorno por él. Ellos podían ser estrellas fugaces si estaban juntos.

De la mano de Salamandra en castellano y de Roca en catalán podemos rescatar esta bella historia y ver aquellas semejanzas que hay con la película y aquellos puntos de discrepancia. 

Realmente ambas versiones son impresionantemente bellas y tiernas pero tienen sus matices.
Para señalar alguna diferencia: en el libro Lou Hammon es mucho mayor que Allie mientras en la película son de la misma edad, en la novela Finn siempre ha estado enamorado en secreto de Allie y nada de nada en el film, en la novela las cartas duran un año y son diarias y en la novela son mensuales durante dos años y seis meses… 

La esencia es la misma y el público tiene que deliberar. Mi elección es, como una grandísima excepción, quedarme con las dos, creo que es una adaptación cinematográfica muy digna.

No os perdáis la ocasión de pasar una temporada en Carolina del Sur viendo como las ocas hacen su migración. Ellos os están esperando.

¿A qué esperáis?


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada