dijous, 23 d’octubre de 2014

El viaje de Shackleton



"Me prometí a mí mismo que un día iría a la región del hielo y la nieve, que avanzaría sin descanso hasta llegar a uno de los polos de la Tierra, el final del eje sobre el que gira esta gran bola redonda" 

Ernest Shackleton

Se cumplen cien años del intento de Shackleton de atravesar la Antártida a pie y gracias a la Editorial Impedimenta podemos rescatar un pedacito de la historia convertida en una obra ilustrada sin igual. 

Atractiva, ágil, didáctica, de extrema belleza visual y de una prosa cuidada… ¿qué más podemos pedir?

De lo primero que me enamoré de El viaje de Shackleton fue de su presentación, donde los protagonistas principales y secundarios aparecen nombrados, dibujados resaltando sus caracteres formando un marco ideal para adentrarse en un viaje sin igual. 

Pocas páginas después nos muestran como es el Endurance, la embarcación, y todas aquellas provisiones y suministros que llevaban para subsistir en la travesía.

Os animo que de la mano de su autor, William Grill, levemos anclas y nos embarquemos en Inglaterra hacia Georgia del Sur en un mar de turbulencias, noches placidas y días de tormenta.

Con un mapa y una ruta ilustrada de manera muy clara, sencilla y brillante nos llevan al mar de las placas de hielo y de ahí a la aventura.

Cambios de planes, rabia, nervios, hundimientos físicos y de sueños, la soledad, el aislamiento, la oscuridad serán compañeras de nuestros expedicionarios.

Es una obra imprescindible y didáctica que nos recuerda la tenacidad del aventurero, sus finalidades y motivaciones a la vez que las causas y consecuencias de la travesía y todo lo que ésta cambió nuestro mundo.

Bañado en tonos fríos nos sumerge directamente a las aguas gélidas y nos invita a despertar nuestra curiosidad por un personaje tan real y a la vez tan extraordinario, osado y soñador.


Os recomiendo que embarquéis antes de que la embarcación zarpe.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada