dimarts, 4 d’abril de 2017

Cuentos de Hadas



Había una vez, un hombre visionario que veía más allá de la realidad, la vida en si misma era un cuento de hadas en el cual cada uno decidía si era príncipe o villano, si era un pobre patito feo o una sirenita, si vestía el traje nuevo del emperador o si por el contrario era una Pulgarcita.


Ese hombre nos ha ayudado a conciliar el sueño desde que bajo su pluma relató por escrito más de ciento cincuenta vidas, erigiéndose como uno de los mejores contadores de cuentos de todos los tiempos y, durante generaciones, alimentando la tradición oral con narraciones vivaces y llenas de encantamientos, por descontado estamos hablando de Hans Chiristian Andersen.


La tristeza, la soledad, el amor, la ambición y la valentía confluyen en los cuentos de Andersen, desplegando una sensibilidad propia de las historias para niños y susceptibles de encandilar también a los adultos encargados de leerlas.


Cuentos de hadas vio la luz con una extraordinaria primera edición de tan solo 125 ejemplares, numerados y firmados por el artista, que le valió el reconocimiento mundial en el ámbito editorial, pero hoy, gracias a Libros del zorro rojo podemos disfrutar no solo de los cuentos originales, sino también de las ilustraciones que Harry Clarke con su estilo vanguardista, oscuro y repleto de detalles nos ofrecen el complemento perfecto, detallista hasta el extremo, con gran vivacidad y un juego de luces y sombras encontradas entre el blanco y el negro.


De Harry Clarke podemos disfrutar también sus ilustraciones que realizo para “Cuentos de imaginación y misterio” de Edgar Allan Poe que también encontrareis en la misma edición.


Un dúo de volúmenes donde la ilusión de los cuentos repletos de moralejas y personajes no tan brillantes se combina con la tenebrosa y oscura visión de la vida y la muerte. Dos maneras de vivir la vida y de transmitir el sentir y el pesar de dos grandes autores de la literatura universal.


No debemos olvidar que este volumen de Cuentos de hadas tiene tres autores, el escritor, el ilustrador y el traductor, un personaje que acostumbramos a olvidar y que en cierta manera es una pieza fundamental en la transmisión de la intención del autor, así que no voy a dejar de mencionar a Enrique Bernárdez, quien merece ser reconocido por tan encomiable labor.


Un volumen excepcional para grandes y pequeños, una joya que recoge nuestros recuerdos de la infancia, nuestros sueños de ser mejores y la capacidad de educar a través de la ilusión y de la fantasía.


Así que esta reseña lleva su propia moraleja, si queréis vivir una fantasía y ver la vida desde un prisma diferente, no podéis dejar escapar una joya escondida entre papel y tinta.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada