dilluns, 14 de novembre de 2016

La chica de Summer Hill



La chica de Summer Hill es la primera entrega de la nueva serie que nos presentan Jude Deveraux y Vergara.

¿Os consideráis chicas Austen? ¿Creéis que no hay mejor personaje que el señor Darcy? Espero que estéis preparadas para llevar la pasión de “Orgullo y prejuicio” un paso más allá y sumergíos en el cálido verano de Virginia, donde la ficción se mezclará con la realidad, los secretos ocultos entre los arbustos darán un toque de magia y genialidad y os enamorareis.

En un pequeño pueblo se está preparando la obra de “Orgullo y prejuicio” con fines solidarios y Kit Montgomery ya ha ideado su plan para jugar un poco al titiritero con sus vecinos, pero siempre con el amor que les profesa.

Hasta allí viajan Tate Landers, el galán de Hollywood y casualmente pariente lejano de Kit y su amigo Jack, también actor y estrella quienes se verán envueltos en la vorágine de la obra sin darse ni cuenta.

Nuestra futura Lizzie es Casey Reddick, una joven chef que ha huido de su vida para conocer a su padre y a alguno de sus hermanastros, ya os aviso que son más que los enanitos de Blancanieves. Su vida gira entorno a los fogones como brillante chef que es… pero un encontronazo con Tate les pondrá las cosas muy difíciles a los dos.

Dicen que del odio al amor hay un paso, en este caso quizás más que un paso parezca una carrera de obstáculos, lenguas viperinas susurran a los oídos de ambos poniendo dificultades entre dos jóvenes que saben sacar lo mejor del otro. ¡Qué mala es la envidia!

Una novela llena de sorpresas, con una prosa fluida el lector va cambiando de escenario del mismo modo que cambian los actos de la obra, todos los protagonistas de Jude Deveraux van cogiendo pinceladas de los de Austen, creando un coctel irresistible y que se sube a la cabeza y se instala en el corazón.

Secretos del pasado, venganzas, amores puros e inocentes, chispas incontrolables entre piel y piel y las travesuras de unos pequeños marcaran la trama de esta maravillosa primera entrega que nos deja con ganas de mucho más.

Os prometo que con el primer capítulo ya estáis perdidas, Casey es una Lizzie que ve a su Darcy (Tate) sin cristales de colores, ve al hombre no al divo, una conjunción que mostrará la ira más pura e irracional del mismo modo que el amor honesto y sincero.

Sin olvidarnos de los personajes secundarios que son realmente magistrales y que nos invitan a fantasear sobre quienes serán los próximos protagonistas de la serie.

Una novela sencillamente maravillosa, nada edulcorada pero que transpira sentimientos a través de sus palabras.

Solo una recomendación, tened a punto el libro de Austen o alguna de sus versiones de cine o televisión, no podréis dejar el libro sin rememorar el clásico por excelencia.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada