divendres, 12 d’agost de 2016

Desde donde se domine la llanura



Hoy os presentamos la segunda entrega de la saga “Las Guerreras Maxwell” tras “Deseo concedido” llega Desde donde se domine la llanura donde nos reencontraremos con nuestros amigos Megan y Duncan, Shelma y Lolach, sus clanes y estos les cederán el protagonismo a Niall, el hermano de Duncan y a Gillian la mejor amiga de Megan y Shelma.

Si no habéis leído la entrega anterior, no sigáis leyendo, es un consejo para que podáis disfrutar de su lectura, su ironía, sus giros argumentales, la estructura temporal y de sus maravillosos personajes.

Gillian ha estado enamorada desde pequeña de Niall pero debido a un malentendido estos separaron sus caminos llenos de amargura, rencor y odio el uno contra el otro, aunque ya se sabe que del amor al odio hay un paso y que la distancia a la inversa es la misma.

Los caminos de ambos se volverán a cruzar y para salvar a Gillian de un futuro lleno de penurias Niall se casará con ella, ambos son muy diferentes y aunque la pasión corre por sus venas ninguno está dispuesto a dar su brazo a torcer.

Gillian es alegre, soñadora, pero tan valiente y diestra en las artes de la espada y el arco como sus amigas, Niall está dolido y decide hacer sufrir a su gata, a su consentida esposa mientras que en su interior lucha lo correcto y el dolor que le causa como las ojos de aquella joven se entristecen poco a poco contra él, mientras muestra su jovialidad y fuerza frente a un clan de barbaros a los que acabará queriendo y siendo querida por todos.

Un secreto guardado para proteger a su amiga Cris creará un distanciamiento entre los jóvenes casados que volverán a sentirse dolidos y defraudados hasta tal extremo que quizás sus vidas se separen para siempre.

Se acostumbra a decir que segundas partes nunca son tan buenas como la primera, pero en este caso no estoy de acuerdo, para mí no es una segunda parte, es la continuación de una historia que necesita más páginas que las que caben en un volumen para poder coger dimensión y la profundidad que necesita Megan Maxwell para crear un universo lleno de brillantes personajes, de relaciones familiares, de disputas entre clanes y de apasionados encuentros entre enamorados.

Imposible dejar de leer y de empatizar con Gillian y las jóvenes que lucharan junto a sus maridos por sus vidas y por sus corazones.

Esencia tiene entre manos una de las sagas más potentes e inteligente que he leído desde hace tiempo, una autora al nivel de Monica McCarty y su trilogía de los Campbell o la saga “La guardia de los Highlanders”. ¿Quién ha dicho que nuestras escritoras no están al nivel de las de lengua inglesa? Personalmente, creo que en este caso la supera.

Y para finalizar, solo quiero puntualizar un detalle, os aseguro que os entraran ganas de darle una pada en el trasero al bocazas de Niall McRae.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada