diumenge, 3 de juliol de 2016

Felices sin un ferrari



Por Ángela Sánchez Vicente


Vivimos en una sociedad enferma y todos estamos enfermos de algún modo sin saberlo. Las multinacionales y las grandes marcas piensan por nosotros y nos incitan a consumir, consumir, consumir y sobre todo a no pensar para nada.

En gran parte, la crisis económica que estamos viviendo la hemos generado nosotros mismos al caer en las manos de empresarios y maestros del márquetin sin escrúpulos.

Y si, ¡Yo también soy victima! Ves un vestido bonito en un escaparate y sientes el deseo de tenerlo y por unos instantes eres feliz e incluso nos gusta generar envidia o admiración ante la mirada de los demás.

¿No nos damos cuenta que vestimos el exterior y nos empobrecemos el alma?

En Felices sin un Ferrari, uno de los títulos destacados de la colección Duomo Sakura nos enseñan a como Vivir con poco es bueno para el alma, o como yo lo llamo, a viajar ligero.

¿De verdad un vestido te va a dar felicidad o son en los momentos vividos con cualquier trapito pero con las personas indicadas lo que nos da la felicidad? ¿La felicidad se “tiene” o se “es”?

Entenderemos el valor del dinero y de las cosas de la mano de Ryünosuke Koike, un maestro budista que nos habla con palabras claras y sin rodeos a la vez que critica fuertemente lo que hacemos día a día sin pensar.

Todos hemos pensado en qué es realmente la felicidad y frecuentemente pensamos que tener eso o aquello nos llenará pero hay que saber que será momentáneo.

¿Cuántas veces te compras algo y luego piensa para qué?

Poco a poco he ido cambiando y he aprendido que es mucho mejor coleccionar momentos y no cosas y que aquello que me hará feliz reside en mi interior y en el amor de la gente que me rodea.

Esto no significa que nunca más compremos nada ni nos demos algún capricho pero todo se debe hacer con cabeza y pensando si realmente lo necesitamos o no y que utilidad le daremos.

Al fin y al cabo no nos llevaremos nada…

Felicitamos desde aquí a Duomo Ediciones por esta maravillosa colección que nos aconseja a replantearnos y reenfocar nuestras vidas.

No hay que ser radical pero siempre se puede aprender un poco.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada