dijous, 7 de juliol de 2016

Esperanza mía



Por Ángela Sánchez Vicente



¿Qué le voy a hacer si soy fanática de las telenovelas? A veces me pregunto cómo en un mundo tan acelerado en el que vivimos triunfan tanto estas historias acarameladas en que cada mirada, cada gesto o la espera hasta el capítulo setenta como mínimo para el ansiado beso entre los protagonistas son la tónica general.

Estos amores negados, prohibidos y secretos son los que atraen en este género.

En Abril del año pasado me enteré que la actriz Lali Espósito y el grandísimo actor y galán Mariano Martínez iban a protagonizar Esperanza Mía. Hay actores a los que se les coge cariño y se les sigue en sus carreras, este es el caso.

Esta es una novela en que Júlia Albarracín pierde a su madre a causa de una intoxicación en la fábrica donde trabajaba; Júlia tiene todas las pruebas para demostrar la mala gestión de la empresa y está dispuesta a hacer justicia pero el peligro la acecha y la llevará a camuflarse en el convento Santa Rosa en el que la madre superiora le dará cobijo dada la gran amistad que había con su madre.

Ya en el autocar que la lleva hacia la ciudad se cruza con un chico guapísimo que resulta ser cura. Ella no lo puede creer pero además verá como en pocos días este chico se convertirá en el párroco del convento en el que ella simula ser una novicia.

Júlia pasará a llamarse Esperanza pero no olvidará sus raíces y siempre demostrará quién es; distraída, torpe, activa, vivaz, pizpireta y una cantante sin igual con mucha humanidad. 

Esto hará que el cura, el Padre Tomás caiga en sus redes y renuncie a su traslado a otra iglesia para quedarse en el Santa Rosa, que además es el convento que subvencionaban sus padres cuando aún estaban vivos y decide retomar su actividad.

Este chico tiene un hermano que es todo lo opuesto a él, vive de lujos y al límite de la legalidad y tiene extraños chanchullos en las fábricas de las que es propietario. El primer conflicto llegará con el dato que lo centra en la muerte de la madre de nuestra falsa novicia.
Tomás cada día nota más en su piel la dualidad entre el cura y el hombre, no puede resistir escucharla cantar tras las puertas, tapar sus errores que tanto le enamoran e incluso ser cómplice de sus ideas más disparatadas.

Cuanto más se acerca a Esperanza más libre se siente.

¿Triunfará este amor? ¿Qué más secretos esconde el convento? ¿Cómo le contará que ella no es religiosa y además tiene novio en el pueblo donde vivía?

La novela televisiva me encantó pues es muy coral y los personajes son muy particulares y esta serie de libritos no defrauda para nada. 


Gracias a Ediciones B bajo el sello de B de Blok nos acerca a los que ya la hemos visto una selección de los mejores momentos para revivirlos de una manera distinta y amena.
Es brillante que los títulos de estos volúmenes: Nace una historia de amor, No puedo evitar amarte, Júrame que no es pecado, Escuchando al corazón sean totalmente descriptivos de la evolución de nuestros protagonistas y a la vez frases de las canciones principales de la Banda Sonora que interpretan ellos mismos.

Nada es azaroso en esta edición. La letra grande y espaciada hace una lectura muy ágil y agradable facilitando la llegada de esta oferta literaria a los más jovencitos de la casa.

No os preocupéis si no la habéis visto, aunque acaba por el momento a lo que correspondería la mitad de la telenovela, acaba en un punto buenísimo y explica lo necesario para seguir  a esta chica hacia la descubierta de su verdadera identidad y del amor de su vida.

¿Renunciará Tomás a los hábitos? ¡Las apuestas están abiertas!

Esta historia ha llegado tan hondo de nuestros corazones que incluso se adaptó a una obra de teatro que llenaba día tras día los mejores teatros de Argentina y con una posterior gira latinoamericana con un éxito incomparable.

No os dejéis llevar por la impresión de que puede ser un “mix” entre “El pájaro espino” o “Sister Act”, quizás sí que hay algo de ellas en esta nueva aventura pero es muy particular y su humor y su profundo amor la separa de estos estereotipos o clichés.

Deseo que estas novelas basadas en este suceso de tanto éxito también coseche su gloria merecida, es una manera ideal para que los jóvenes empiecen a leer sagas, interesarse por la literatura por propia elección y darse cuenta de las diferencias entre la propia imaginación y los relatos televisivos.

Seguid mi consejo y no os perdáis la oportunidad de conocer a Esperanza y a Tomás. ¡Es una historia que os enamorará!

No he sido nada imparcial pero supongo que en el fondo si… Si me ha gustado tanto que le veo todas las gracias será por algo, no?

¡Venga va, os esperan en las librerías!




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada