dilluns, 27 de juny de 2016

Tú, yo y la vida de los otros



Por Ángela Sánchez Vicente


La autenticidad es lo que nos hace únicos, es aquello que nos diferencia de los demás y hace que ante sus ojos seamos nosotros mismos. 

Ser uno mismo a veces conlleva riesgos y más aún en una sociedad en que se tienen unos estándares o referentes a seguir. ¿Qué hacer cuando no se encaja? ¿Queremos encajar a cualquier precio? ¿No es mejor ser uno mismo y no tener que fingir?

En la novela Tú, yo y la vida de los otros reflexionaremos sobre todos estos interrogantes de la mano de su protagonista. Germain vive atrapado entre una gran dualidad; él es un muchacho serio y trabajador que ama la música y a Clotilde pero es sumamente tímido y un tanto tartamudo pero ante la sociedad se muestra como el superhéroe justiciero que trabaja en el metro de París.

Por suerte, la vida se da cuenta de la increíble valía de este chico y le regalará una oportunidad que no podrá negar y le obligará a ser él mismo. 

¿Qué hará con sus aparentes defectos? 

La pluma de Vincent Maston nos dibuja una fábula sobre la sociedad de una manera magistral comparable a las grandes obras en que los sentimientos, la esencia personal y la belleza interior cobran un protagonismo mucho mayor que una simple fachada.

Muchos viven aún dentro de sus fortalezas para no mostrar debilidades o simplemente para evitar ser juzgados por ser como son… ¡Cuan equivocado está el ser humano!

Su tartamudez será capaz de dar lecciones a los más prepotentes y a los indiferentes mostrando que todos podemos ser héroes en nuestro interior. Lo único que debemos hacer es sacarnos la careta y no tener miedo al juicio de los demás.

En esta apuesta editorial de Duomo disfrutaremos de una novela guerrera, valiente, dulce y sobretodo muy emotiva que nos retumbará en la cabeza mucho tiempo. 

Lo importante de la literatura es que te deje huella y este es un clarísimo ejemplo.

¿Queréis conocer a Germain? ¿Queréis saber que detonará su cambio? ¿Queréis acompañarle en su gran evolución? 

Si yo estuviera en vuestro lugar no tendría ninguna duda y me lanzaría a esta lectura en la que os emocionaréis, cerrareis el libro para pensar y quizás recriminaros más de una actitud, aprenderéis de la grandeza del ser humano y encenderá la llama de la revolución interior.

Nadie mejor que nuestro nuevo amigo para darnos esta lección vital para nuestro crecimiento.



1 comentari:

  1. Es una novela que no me importaría nada leer si cae en mis manos.
    Un beso ;)

    ResponElimina