diumenge, 3 d’abril de 2016

El algoritmo del amor



Click Ediciones nos presenta El algoritmo del amor, no os asustéis no vamos a dar una clase de matemáticas aplicadas, vamos a hablar de algo que realmente no se rige ni por algoritmos, reglas o directrices, un aspecto humano que mueve el mundo y marca el destino de la humanidad, el amor.

Diana Al Azem nos presenta a Raquel, una profesora de matemáticas que empieza el curso escolar en un instituto nuevo, comparte el Departamento de Matemáticas con Cristina, una joven pequeña pero con un gran corazón y con Salomé una mujer más centrada y capaz de dar consejos sabios y guardar enormes secretos.

En esta novela descubriremos el día a día en el instituto con sus alumnos rebeldes, alumnos con verdaderos problemas y con alguno que otro que lo único que gastan es la mala leche y no los libros de texto.

Todo parece ir más o menos bien hasta la llegada de Rodrigo, el nuevo sustituto, un joven que esta cañón y que ha quedado prendado de Raquel.

Raquel es en parte despistada, ya que no se da cuenta, y en parte es una gran profesora, una redentora que intenta salvar a sus alumnos. Todo en su vida se complicará gracias a Rebeca, una alumna suya y a Scandar un alumno mayor a quien querrá ayudar con clases particulares.

La vida de este último es dura desde que su madre se volvió a casar y su padrastro les trata fatal. Pero seguro que os estáis preguntando ¿dónde aparece el algoritmo del amor?

Bien por un lado hablaremos de trigonometría, Rodrigo quiere a Raquel, Raquel no está por muy la labor y Cristina está prendada de Rodrigo.

Raquel siente algo especial por su alumno, este aún no es mayor de edad, por lo que se riñe constantemente, ella tiene veintiséis y él está a punto de cumplir los dieciocho, sin olvidar que ella es profesora y él alumno.

Las cosas se complicarán, Raquel deberá equilibrar la ecuación y decidir si quiere arriesgarse con su alumno y quizás perder su empleo o darle una oportunidad a Rodrigo y salir con alguien más como ella.

Una novela que se lee en un suspiro, la protagonista despierta mucha empatía y es fácil entenderla aunque no todas decidirías lo mismo que ella.

El tempo está marcado diferenciando las horas en el instituto y fuera de el. Del mismo modo que la trama se precipita a partir de una confesión y un acto de fe y amor.

El amor es un sentimiento imposible de medir, lo que para unos está mal para otros está bien.

Dejad que vuestro corazón juzgue y se olvide del mundo y de las probabilidades y la estadística, solo sentid. ¿Existe una fórmula para el amor?


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada