dimecres, 20 d’abril de 2016

Déjate de chorradas y búscate una vida



Déjate de chorradas y búscate una vida es una lección de superación, de la capacidad de encontrar nuevos sueños en nuestras vidas que podamos adaptar a quienes somos ahora, los sueños de adolescencia no son los mismos que en la madurez, y esa lección la aprenderá Anette cuando está a punto de cumplir los cuarenta.

Katarina Bivald nos invita a descubrir Skogahammar y sus gentes, un pueblo donde todos se conocen y los cotilleos están a la orden del día.

Anette tuvo a su hija Emma muy joven y ahora que esta se marcha a la Universidad siente el síndrome de nido vacío y a su vez, aunque adora a su hija y es lo mejor que ha hecho en su vida, se encuentra con infinidad de horas vacías, con demasiado tiempo para pensar y descubrir que el tren que quería coger se le ha escapado y decide buscar una nueva estación.

Ante la perspectiva que le ofrecen sus amigas, como la savia Pia, se encuentra bordar, punto de cruz, y todas aquellas actividades que os podáis imaginar más para un jubilado de ochenta, así que decide aprender a ir en moto, un sueño de joven y que ahora podrá llevar a cabo.

La cosa se complicará cuando conozca a su instructor Lukas, un joven que la pondrá a ella como una moto y le mostrará la vida desde una perspectiva diferente.

La vida está a punto de cambiar para ellos.

Una novela que con fina ironía trata temas del alma, la dificultad de ser madre soltera, el tener a uno de los progenitores mayor y con necesidades, las lenguas viperinas que se esconden tras las puertas de los vecinos, los sueños rotos y los nuevos a construir, la amistad verdadera y el amor sin edad ni fecha de caducidad.

Una historia profunda que se lee casi del tirón, con una prosa elegante y cuidada, la autora consigue que empaticemos fácilmente con Anette y su vida disparatada, una comedia de enredos donde la vida está a punto de cambiar.

El título de esta novela que nos presenta Planeta no podría ser más acertado, tenemos que dejarnos de chorradas y vivir la vida, cumplir nuestros sueños y no los de los demás, buscar nuevos objetivos cada día y soñar a lo grande.

Nunca se ha contado nada de aquellos que no hicieron nada.

No todos los cambios son fáciles ni seguros, pero si no apostáis seguro que no ganareis.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada