dimecres, 11 de novembre de 2015

La extraña historia de Maurice Lyon



Por Raúl Gotor


El valor del arte reside en su belleza. Poseer una obra de arte es como pretender ser dueño de una puesta de sol. 

La extraña historia de Maurice Lyon es la primera novela de Oriol Nolis con la cual consigue el objetivo de hacernos pasar un buen rato al mismo tiempo que un tipo de angustia sana y que, de paso, reflexionemos sobre la posesión y el ser humano. 

Oriol Nolis ejerce de periodista desde hace más de quince años y ahora nos sorprende apostando por una ópera prima basada en el dinero, la fama, el poder y el lado más oscuro de la mezquindad humana.

Suma de Letras nos presenta a Maurice Lyon, primogénito de una acaudalada familia francesa que con su propio museo, ha basado su vida en la adquisición de obras de arte. Detrás de ésta opulenta fachada subyace una terrible historia familiar de la cual poco a poco iremos descubriendo su importancia en el relato. 

Maurice lleva años desterrado en Barcelona después de que su padre lo expulsara de París a partir de un desafortunado episodio familiar. Una vez en la ciudad condal y convertido en un Adonis arrogante, comienza a trazar su plan de venganza una vez fallecido su progenitor. 

Seremos partícipes directos de una maquiavélica vendetta de un personaje que, arrebatado de todo aquello que le pertenece como hijo mayor, se moverá impulsado por el odio y el rencor generado por años de humillación personal. 

Controvertida, delirante, imposible... su personal vindicación va a dar con aquello que más le puede doler a su propio hermano Jacques: generar su propia colección de deseos.

«Digamos que se trata de una colección de... deseos. Sí, me gusta esta expresión: una colección de deseos. ¿Entienden de lo que les estoy hablando? Una colección de piezas queridas, admiradas y deseadas a lo largo del tiempo por miles de personas que incluso, en algunos casos, estarían dispuestas a dar su vida por ellas.» 

Una historia que nos habla de la locura, de las consecuencias de la falta de afecto infantil desde una perspectiva que aúna tanto la tragedia como la comedia en según qué momentos. 

Una narración ligera, agradable y de fácil digestión que hace que se pueda llegar a querer y comprender a personajes que en un principio pareciera que jamás deberían compartir tu empatía.

¿Podemos coleccionar almas, sentimientos? ¿Es todo aquello tangible y material capaz de suplir la afectividad humana? Un relato mucho más profundo y maduro de lo que pudiera llegar a parecer en un primer momento debido tal vez al tipo de letra y detalles del libro que se escapan a la creatividad y madurez literaria que nos ofrece Oriol Nolis en éstas 300 páginas aunque hacen mucho más amena la lectura.

Empatizareis con un monstruo, un vividor de cuerpo esculpido y perfecta sonrisa que alberga dentro de él una oscuridad mucho más profunda que la que yace en el interior de su enorme caja fuerte blindada.

Dedicado a todos aquellos que quieran una lectura liviana y agradable pero que al mismo tiempo desentierre todos los fantasmas que más de uno puede llegar a tener llevado al extremo en su propia alma.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada