divendres, 10 d’abril de 2015

Juegos de pasión



Nalini Sing ha entrado en el reducido grupo de grandes escritoras del género romántico paranormal y de urban fantasy gracias a la serie Psi/Cambiantes que, con la publicación de Juegos de Pasión suma nueve entregas a las cuales estamos seguros que se unirán otras tantas.

Las novelas anteriores “La noche del cazador”, “La noche del jaguar”, “Caricias de hielo”, “La luna del leopardo”, “Presa del placer”, “Marcada a fuego”, “Ardiente recuerdo” y “Cautivos en la oscuridad” han sido publicadas por Plaza & Janés y algunas ya están publicadas en  Debolsillo.

Mi consejo al presentar una saga con dicho recorrido es que si no la conocéis empecéis desde el principio, dado que si no os costará bastante entrar en el tema dado que el planteamiento más general de quien es quien se produce sobre todo en las dos primeras entregas.

En esta nueva entrega la situación en el consejo de los Psi es muy inestable, unos se aferran a la imposición del silencio más absoluto cegando a su población de sentimientos humanos, y otros empiezan a tomar consciencia de que el tiempo del Silencio ya ha pasado y aunque la adaptación será difícil el futuro tiene un nuevo camino.

Esta situación inestable entre los Psi y sus luchas de poder tocaran a los humanos, y a los clanes próximos como los cambiantes de los DarkRiver y a los SnowDancer, estos últimos serán la primera línea que la supremacía Psi intentará desestabilizar y forzar a quebrarse.

Todas las novelas de esta saga son muy corales, cada personaje tiene su rol y este va abriendo su propio espectro a medida que van evolucionando las novelas y las tramas. 

Pero siempre hay una pareja que domina la escena, en este caso serán dos lobos, Indigo la teniente de los SnowDancer, una mujer lista, peligrosa y fascinante, que junto a su loba son tempestad y fuego, hielo y acero y bajo muchas barreras que parecen infranqueables late un corazón muy humano. 

El, es Drew, un lobo un poco más joven que Indigo, su rol en el estatus del clan no está definido dado que su función como rastreador y a su vez aniquilador le da un status propio. Es muy dominante y apasionado, pícaro y todo un donjuán, aunque cuando tiene un objetivo claro no ceja en conseguirlo.

Dos temperamentos dominantes que deberán aprender a comprender al otro y a mostrarse tal y como son para conseguir algo que no sabían que podrían tener.

Con esta entrega, la trama da un giro inesperado al desestabilizar la balanza de poder entre los Psi y mostrar el primer indicio de sentimientos entre ellos. 

Tras nueve entregas, uno pensaría que la historia ya estaría muy desgastada, pero cuando llegas al final de la novela y empiezas a leer el primer capítulo que te regala de la siguiente te preguntas cuanto faltará para poder leerla.

Las tramas se entrelazan entre ellas gracias a los personajes que en las entregas anteriores han sido protagonistas y que hacen de sustento a las nuevas. Una simbiosis perfecta entre una trama oscura de poder, un romance apasionado y los lazos de sangre que unen a los clanes en grandes familias.

Una novela donde los animales dan una lección de humanidad y donde la humanidad es capaz de sembrar el peor de los caos.

Dadle un pequeño mordisco y no dejareis escapar esta nueva presa.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada