divendres, 29 d’agost de 2014

Olvidados



Rba Molino sorprende al público juvenil y no tan juvenil con la saga “Olvidados” una apasionante aventura comparable a “Los juegos del hambre” o a la saga “Divergente”.

Su primera entrega se esconde bajo una portada dominada por una protagonista femenina y un grupo de jóvenes rodeados por una barrera, donde podemos leer “Imagina un mundo sin adultos…” y el título Olvidados.

¿Será que los adultos se han olvidado de los jóvenes?, ¿Será que no les escuchan?, nada más lejos de la realidad, todo empieza una mañana cuando de repente los adultos hacen puf, si habéis leído bien, hacen puf, desaparecen, un segundo estaban ahí y un segundo después ya no hay ni rastro de ellos, no queda nadie mayor de catorce años en Perdido Beach.

Como en todas las situaciones desesperadas habrá personajes que tomen el control, personajes que se dedicaran a cuidar de los demás, aquellos que ansiaran ocupar el poder y dominar a los demás y solo unos pocos intentaran descubrir que ha sucedido y como pararlo.

Pero si con estos ingredientes no hubiera suficiente, Michael Grant añade efectos colaterales a esta especie de cúpula o huevo que envuelve Perdido Beach, algunos de los jóvenes empiezan a desarrollar poderes o capacidades que desafían las leyes de física, los animales mutan genéticamente y hay una gran Oscuridad que acecha más allá de la ciudad.

Al ser la primera entrega el autor pone toda la carne en el asador y transporta con su pasión al lector a identificarse con los personajes, unos jóvenes con caracteres muy definidos, que se ven abocados a crecer de golpe y que han de tomar decisiones que pueden alterar aún más su destino y el de los demás.

Sus descripciones son muy detalladas pero en ningún momento se interponen en el tempo de las situaciones, el autor juega a la perfección con una escritura dinámica y muy vital, con un detallismo extremo y una pulcritud en su narración.

El lector se hará amigo de Sam, Astrid, Pete, Edilio, Quinn (a ratos), Albert, Mary, Lana y muchos otros, pero todos los héroes necesitan a sus villanos como Drake, Caine o Diana. 

Algunos de ellos con poderes, otros sin ellos, pero lo más importante es que se necesitan entre ellos, mostrando que las diferencias no deberían separar a la gente, sino unirlas para complementarlas.

El personaje que más me ha emocionado es Pete, un niño autista de cuatro años, hermano de Astrid pero con un poder muy especial.

¿Se podrá cruzar la barrera?, ¿Podrán descubrir dónde están los adultos?, ¿Todos ellos seguirán desapareciendo al cumplir los catorce años?... Solo os diré que un gran secreto se esconde en una pequeña caja y que su contenido marcara a los personajes de una manera sorprendente.

¿Queréis saber más? En breve os presentaremos su continuación: Hambre.

No esperéis a que os lo contemos y descubrid por vosotros mismos un mundo dentro del mundo donde los jóvenes demostraran que los adultos no siempre tienen razón, pero que su ejemplo marca a las generaciones futuras.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada