dijous, 1 de maig de 2014

Entrevista a Victoria Álvarez



Ayer os presentamos Tu nombre después de la lluvia la tercera novela de la autora salamantina Victoria Álvarez, una chica que con sus grandes conocimientos sobre la historia, su pasión por ella y el amor hacia sus lectores nos regala una historia llena de aventuras, intriga, amor, amistad, ocultismo y muchas cosas más que se conjugan a la perfección para crear una atmosfera inigualable.

Talentosa, humilde, reflexiva y agradecida.

Hemos explicado un poco lo que es la novela y hoy os desvelamos un ápice de la grandeza de su autora. Lo mejor es que se presente ella misma de viva voz, así que os dejamos con la entrevista que gentilmente nos ofreció.

¿Cuándo te diste cuenta que el mundo de las letras te estaba esperando?
La verdad es que cuando pienso en mis primeros años siempre me recuerdo con un lápiz en la mano, garabateando o dibujando, pero la primera vez que pensé en serio en ser escritora acababa de cumplir nueve años. Había escrito un cuento ambientado en la antigua China para regalárselo a mis padres por Navidad y les hizo tanta ilusión que empecé a pensar en lo fantástico que sería poder dedicarme a ello. Desde entonces seguí escribiendo casi cada día, al principio relatos cortos y a partir de los doce años novelas que aún conservo en mi estantería, ¡aunque me muero de vergüenza al releerlas!

¿Qué fue antes, tu amor por la historia o tus estudios sobre ella? ¿Cuándo surgió el flechazo definitivo?
Las dos cosas avanzaron en paralelo. Mi padre era antes de jubilarse profesor de Historia y de Historia del Arte, así que crecí escuchando todas sus historias y cuando era adolescente empecé a tratar de recrear como podía esas mismas épocas en mis novelas. La primera, curiosamente, estaba ambientada en la Florencia del Renacimiento, y digo curiosamente porque es un momento histórico al que no he regresado nunca, por mucho que me guste. Después, al cursar la carrera de Historia del Arte, me empecé a especializar en el siglo XIX, la época sobre la que estoy realizando mi tesis doctoral. Es con la que más he tenido que trabajar y por eso me siento mucho más cómoda en ella que en ninguna otra. A estas alturas realmente vendría a ser mi segunda época.

¿Crees que la historia es pasado que se quiere hacer presente?
Totalmente. Y cuanto más avanzamos hacia el futuro, más exótico nos resulta ese pasado, y más tratamos de recuperarlo a través del arte, la literatura, el cine...

¿Vives de pasado, de presente, de futuro o de la conjugación de estos tres tiempos?
Cuando he leído esta pregunta he mirado a mi alrededor y he encontrado sobre mi mesa unos mitones de encaje, un reloj de bolsillo y un camafeo al lado de mi Smartphone, así que me imagino que la respuesta está bastante clara... Diría que tengo un pie puesto permanentemente en el pasado, pero sin dejar por ello de apurar todo lo que puede ofrecerme la modernidad. Por otra parte, mis amigos y mi novio siempre me están diciendo, y tienen razón, que aunque trabaje con el pasado mi mente siempre está orientada hacia el futuro: nunca dejo de pensar en las docenas de proyectos que tengo entre manos, en las cosas de las que quiero ocuparme en los próximos meses, en los viajes que tengo que hacer... Me siento un poco Doctor Who en mí día a día, la verdad.

¿Si tuvieras la oportunidad de compartir mesa y mantel con algún personaje histórico cual sería? ¿Por qué?
¡Oscar Wilde! Sé que sería la comida más desternillante de mi vida. Ese hombre era increíble, y aún soy incapaz de leer “El fantasma de Canterville” sin reírme. Cada una de las frases que salían de su boca era una auténtica perla.

Estatua de Oscar Wilde en Merrion Square, Dublin

¿Y si la mesa y mantel fuera con un escritor o escritora? ¿Quién te inspira?
Como acabo de decir, Oscar Wilde, pero también me encantaría haber conocido a Víctor Hugo, a Alejandro Dumas, a las Brontë... ¡o a Shakespeare, uno de los grandes amores de mi vida! Y si hablamos de escritores actuales, sueño con coincidir algún día en alguna cena con Kate Morton o Anne Rice y poder escucharlas hablar durante horas.

¿Crees que has nacido en una época equivocada a tus gustos? Hacemos otro viaje en el tiempo y el espacio ¿Dónde vamos? ¿En qué época nos situamos?
Evidentemente, te diría que en el siglo XIX, o mejor aún, en la época eduardiana, los años dorados anteriores a la Primera Guerra Mundial... Pero a decir verdad dudo que el viaje no supusiera una decepción. Soy una nostálgica del pasado, pero reconozco que es probable que mi visión sea un tanto idealizada, y si tengo que ser sincera, me tranquiliza saber que estoy viviendo en una época en la que no es probable que me marche al otro barrio por una pequeña infección, o en la que no me señalarán con el dedo por ganar dinero con mi trabajo, atreverme a vestir como quiera o no estar casada a los veintiocho.

En tu novela hay tres protagonistas masculinos muy diferentes. ¿Con que te quedas de cada uno de ellos? ¿Tienes algún favorito?
Los adoro a los tres, por motivos muy distintos. Alexander, Oliver y Lionel son muy diferentes entre sí, pero cada uno tiene una personalidad muy propia que hace que me resulte imposible no sentir cariño por ellos. Alexander representa para mí la dignidad y la caballerosidad, Oliver el romanticismo y la ensoñación, Lionel el arrojo y la pasión por la vida... Curiosamente, al empezar a planificar la novela este último era el que peor me caía de los tres (¡es totalmente opuesto a mí, y no me gustan nada los Casanovas!), pero conforme avanzaba en la historia me daba cuenta de que Lionel había acabado cobrando vida propia, y eso fue una auténtica sorpresa para mí. Ahora puedo decir que es uno de los personajes con los que mejor me lo paso precisamente por su frescura y su espontaneidad. Es un caradura que no tiene ningún problema en decir lo que piensa a cada momento, y a veces echo de menos poder hacer lo mismo... De todas formas, por mucho que quiera a los tres protagonistas, realmente ninguno de ellos es mi personaje preferido de “Tu nombre después de la lluvia”. Mi preferido es la señorita Stirling.

Para mi esta novela se puede catalogar como “landscape” dado que el entorno es tan presente que se hace protagonista en varios fragmentos. ¿Qué opinas?
Es curioso, porque no hace ni una semana que descubrí que hay un género literario al que se ha bautizado recientemente como “landscape”. Si se refiere a lo que entiendo como tal, novelas en las cuales los escenarios naturales poseen una gran importancia, desde luego que sería el caso de “Tu nombre después de la lluvia”. La historia está tan unida al paisaje que rodea el pueblo de Kilcurling (la costa, el acantilado, el mar, y la lluvia, siempre la lluvia) que creo que habría sido imposible ambientarla en otro lugar que no fuera Irlanda. La misma banshee parece a veces un elemento natural más, mezclando su voz con los truenos y los ruidos de la tormenta... Un detalle curioso sobre esto en el que creo que se han fijado muy pocas personas: el personaje que posee más relación con ese marco natural es Ailish, porque quería acentuar su apariencia de ninfa acercándola más al agua, a la hierba, a los árboles... Todas sus escenas importantes suceden en medio de la naturaleza, y los colores de su ropa también remiten a la paleta cromática de Irlanda: blanco, gris, verde y azul.



¿Qué te enamora del folklore irlandés?
Sobre todo, que lo sobrenatural siga estando presente en su día a día, y que posean una riqueza tan extraordinaria de leyendas y de criaturas fantásticas. En el siglo XIX decían que Irlanda era la isla más mágica de Europa, y creo que eso no ha cambiado...

El proceso de documentación ha sido muy exhaustivo. ¿Qué te ha sorprendido más?
¡He descubierto muchas cosas interesantes precisamente sobre el folclore irlandés! Antes de empezar a escribir la novela le pedí a un amigo que me consiguiera unos cuantos libros en Amazon sobre tradiciones y leyendas irlandesas que me vinieron muy bien para la documentación. Acabé recopilando un corpus impresionante de notas acerca de las banshees, pero también me encontré con unas cuantas historias escalofriantes que me he guardado para el futuro. Nunca se sabe...

¿Tienes en mente próximos proyectos? ¿Nos puedes adelantar algo?
Tengo ahora mismo ocho novelas en la cabeza y me estoy empezando a agobiar un poco, para qué negarlo... pero supongo que eso es bueno. Lo que necesito ahora es sacar tiempo para poder dedicarme a ellas, y asegurarme de que tomo nota de todo lo que se me va ocurriendo cada día para no dejarme nada en el tintero cuando llegue el momento de ponerme con cada una de esas historias. Hace un par de semanas terminé mi última novela y ahora mismo está en manos de mi agente y mi editora, así que espero poder traeros buenas noticias pronto. Creo que este libro dará respuesta a muchas preguntas...

Eres una chica muy activa y en las redes sociales muy presente ¿Qué te aporta el contacto con los lectores?
Una completa inmediatez y una manera inmejorable de saber qué opinan de mis historias desde el mismo momento en que salen del horno. Me encanta leer los mensajes que me mandan cada día porque realmente me ayudan mucho a mejorar; a menudo el autor está tan inmerso en su propia historia que no es capaz de darse cuenta de ciertas cosas que se observan mejor desde la distancia. En mi caso tengo trato directo con mis lectores a través de mi página de Facebook y también tengo una web y un blog . Así que si queréis contactar conmigo, podéis hacerlo mediante cualquiera de estas direcciones.

¿Qué valoras más el éxito de crítica, el de ventas o el de público?
A decir verdad, cuando un escritor se pregunta cómo será recibida su próxima criatura no suele pensar en esas tres opciones; lo que le viene a la cabeza es “ojalá mi libro guste”. En el fondo los lectores son quienes tienen la última palabra, y lo que hacemos no tendría sentido si ellos no estuvieran al otro lado del canal de comunicación. Así que supongo que la mejor recompensa a nuestro esfuerzo es un simple “he disfrutado con tu historia” que a veces puede alegrarte por completo el día.

Para finalizar nos gustaría formularte la pregunta de la casa que reza lo siguiente:
¿Cuál es esa pregunta que nunca te han hecho y siempre has esperado? ¿Nos la puedes responder?
Pues... creo que tendría que ver con una de mis fantasías: ¡una futura adaptación cinematográfica de la novela! Me encanta fantasear con una película de “Tu nombre después de la lluvia” protagonizada por Liam Neeson como Alexander, Aidan Turner como Lionel, Harry Lloyd como Oliver, Michelle Pfeiffer como Rhiannon, Mila Kunis como la señorita Stirling...

Un millón de gracias por tu tiempo, tus palabras y tu dedicación, desde La Petita Llibreria nos declaramos incondicionales tuyos y esperamos que tu carrera sea imparable.

Angela Sánchez Vicente

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada