dijous, 4 de juliol de 2013

El club del té



Cuenta la leyenda, que el descubrimiento del té fue fruto del azar o quizás de la mano del destino. El Emperador chino Shen Nung obligo a hervir toda el agua que fuera para consumo humano, cuando un día, mientras descansaba a la sombra de un árbol de té silvestre, el dios Eolo soplo agitando sus ramas y unas pocas hojas cayeron en su agua, esta adquirió un aroma delicioso que sedujo al Emperador quien cayó cautivo de la deliciosa bebida.

El té llegó a ser una bebida mística que hasta el día de hoy aporta a nuestra cultura nuevas tradiciones, usos y costumbres
.
En su novela El club del té, Vanessa Greene nos presenta una deliciosa historia donde se entrelazan la vida de tres mujeres que podrían ser representadas por tres tipos de té. La más joven de ellas es Jenny, como el té blanco de hojas jóvenes y suaves. Su vida se encuentra en un punto de inflexión dado que en un par de meses pasará por el altar con Dan, un hombre perfecto para ella, aunque en el pasado de Jenny hay una sombra que decidirá aprovechar la ocasión para salir a la luz.

Maggie, puro Pu-erh, un té rojo como el flamante pelo de Maggie. Joven, empresaria, autónoma, pero con grandes líos de corazón. Su pasador regresa después de cuatro años para mostrarle que nunca segundas partes fueron buenas y que, por otro lado, hay oportunidades que solo aparecen una vez en la vida y vale más cogerlas al vuelo.

Nuestra tercera protagonista es Alison, un té negro con solera, una personalidad forjada a base de esfuerzo que mantiene en equilibrio una familia con dos adolescentes rebeldes y un marido marujón a la fuerza.

La pregunta es: ¿Qué tienen en común estas tres mujeres tan diferentes?, la respuesta es un viejo juego de té que las tres codician y que deciden compartir. Así nace una amistad sincera, donde les tres se apoyan en sus proyectos, se escuchan en sus momentos bajos y se toman buenas dosis de té riendo y charlando. Unas desconocidas que dan razón al dicho “Los desconocidos son amigos que no nos han presentado”, grandes personalidades con corazones enormes.

Unos personajes que nos invitan a tomar el té con ellas, un ritual muy inglés pero que os aseguro muy relajante. Esta novela hay que leerla como si hicierais un té, el agua tarda poco en hervir y al conjugar todos sus ingredientes se consigue una maravillosa taza de té. Una novela que atrapa al lector, que mantiene una dinámica muy fluida aunque el final es un poco precipitado, sobretodo el de Maggie, aunque no me quejo. 

Los capítulos se van intercalando con las historias de cada una de ellas y sobre sus nombres una pequeña ilustración de una típica taza vintage de té con su platito. Ellas llevan la voz cantante en la historia, pero no os podéis perder los personajes secundarios, los escenarios que la autora nos presenta y la locura que se crea alrededor del cuento “Alicia en el país de las maravillas”. 

Si no queréis que rueden cabezas deberíais leer esta novela con una taza de té en la mano y pecando con unas pastitas de té, un día es un día.

Vanessa Greene con su primera novela me ha cautivado como a la mayor parte de lectores en la Gran Bretaña y ya han decidido traducirlo a veintiocho idiomas, ¿os imagináis con que más nos puede sorprender?

La Editorial Suma de Letras nos ofrece este perfumado y delicado libro donde la narrativa se convierte en poesía, el tiempo pasa rápidamente y me gustaría que continuará para saber que sucede después del “… y fueron felices y comieron perdices.”

Os ofrezco un pequeño sorbo para deleitar vuestro paladar.

2 comentaris:

  1. Me encanta la reseña y el libro tiene una pintaza estupenda. Ya está apuntado!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Esperamos que te guste! Estaremos encantados de leer tus opiniones

      Elimina